Andrés Mora.11 octubre

La situación de Grecia ya es realmente preocupante y por eso su técnico, Roberto Castro, deberá buscar la manera de recomponer las cosas porque, sumando la derrota 1-0 de esta noche ante Alajuelense, ya son ocho partidos sin ganar.

El entrenador griego cree que el arbitraje fue bastante deficiente. Foto: Mayela López
El entrenador griego cree que el arbitraje fue bastante deficiente. Foto: Mayela López

Ya son cinco derrotas y tres empates que los tienen en serios problemas de descenso. Están en la posición once del campeonato.

“No salgo del todo contento porque estamos en una premura por puntuar, trabajamos para un empate o un gane. Con la expulsión me abstengo a declarar porque aquí todo es multas cuando hablamos de los árbitros, pero el arbitraje fue bastante deficiente”, señaló Roberto.

“Uno plantea entrenamientos con once jugadores, antes de la expulsión habíamos hecho un partido perfecto, tratamos de proponer y buscar el partido responsablemente, pero pasó a ser otro partido, nos condicionó un poco, nos vimos limitados con diez hombres en la Catedral y contra el líder”, agregó.

Castro dice que tiene una planilla muy limitada en este momento y por eso está en serios problemas en la tabla de posiciones, porque le cuesta llenar los campos que dejan jugadores por lesiones, expulsiones, etc.