Andrés Mora.14 octubre

Gracias a que ESPN empezó a transmitir los partidos de Saprissa, toda Centroamérica pudo tirarse el bañazo que se pegó el Monstruo ante Pérez Zeledón este domingo en el Estadio Ricardo Saprissa Aymá.

Keilor se paseó en los morados, los complicó marcando en defensa y tras de todo les hizo el gol del empate. Foto: Albert Marin
Keilor se paseó en los morados, los complicó marcando en defensa y tras de todo les hizo el gol del empate. Foto: Albert Marin

Los dos últimos campeones nacionales jugaron un partido de buena calidad, pero el golpazo se lo llevaron los morados porque tenían los tres puntos en la bolsa hasta el minuto 90′+2, cuando Keilor Soto les clavó un golazo que le puso números definitivos al marcador (2-2).

El único que debe estar contento en Tibás debe ser el técnico Vladimir Quesada, porque como a él le gusta compararse con el Real Madrid, ahora los aficionados al fútbol pueden ver a los dos equipos en la misma cadena de televisión (en el país transmiten los juegos merengues de Champions).

El narrador Richard Méndez terminó muerto de risa porque la "S" pasó perdiendo oportunidades de gol para liquidar la mejenga y Soto los vacunó al cierre.

“Hace tiempo no me divertía tanto transmitiendo un partido”, le dijo Richard a Barak Fever, quien fue su compañero de transmisión en la parte de los comentarios.

Fue un partido bajo el lema “Pura vida, puro fútbol”, que usaron los de la cadena gringa para ambientar el juego y desde ya anunciaron que pasarán el clásico nacional del próximo domingo.

Además, resaltaron al portero de los guerreros del sur Bryan Segura, y al lateral morado Luis José Hernández, a quienes les pusieron el ojo para ser seleccionados de cara al Mundial de Catar 2022.

También piropearon a José Giacone, técnico de los generaleños, por haber logrado hacer campeón a este equipo pequeño de Tiquicia.

Buen inicio de los locales

Al minuto cuatro, en Centroamérica vieron como Segura se lucía achicando y quitándole la oportunidad al experimentado Jairo Arrieta. Era la primera acción de peligro del juego.

Después Richard tuvo que usar todo su poder de garganta para cantar el primer gol al 18′, cuando Marvin Angulo anotó con un gran derechazo después de que Mariano Torres centrara y la bola le llegara gracias a que Arrieta pifiara un taquito.

Señor golazo marcó Marvin Angulo, la puso donde nadie podía taparla. Foto: Albert Marín
Señor golazo marcó Marvin Angulo, la puso donde nadie podía taparla. Foto: Albert Marín

Unos minutos después fue Ricardo Montero el que se quiso robar el show internacional junto a su asistente Ricardo Martínez, porque sancionaron un fuera de juego inexistente y para peores fue una jugada en donde el portero del sur cometió penal y tampoco lo pitaron.

Era penal, pero Ricardo Montero pitó un fuera de juego que nunca existió.Foto: Albert Marin
Era penal, pero Ricardo Montero pitó un fuera de juego que nunca existió.Foto: Albert Marin

Pérez no fue nada dejado, aunque siempre cauteloso, al 39′ Yuaycell Wright cabeceó dentro del área, pero demasiado picado y el remate se fue por encima del marco de Kevin Briceño.

Alejandro Cabral se hizo notar en la transmisión de ESPN, pero por reclamar una jugada peligrosa donde se tiró al piso a jugar la bola con la cabeza, obviamente Montero le pitó.

“El reglamento hay que leérselo señor Cabral”, le mandó a decir Barak.

Justamente después, la "S" salió soplada en contragolpe. Angulo se fue desde la media cancha por la derecha y levantó con clase la mirada para ver que Michael Barrantes venía solo y se la puso como con la mano para que de palomita marcara el 2-0.

Angulo se la puso perfecta a Barrantes, quien que se mandó como los grandes de palomita y a celebrar .Foto: Albert Marín
Angulo se la puso perfecta a Barrantes, quien que se mandó como los grandes de palomita y a celebrar .Foto: Albert Marín

Todo apuntaba a que los morados aprovecharían la oportunidad de lucirse ante la mirada de los centroamericanos, pero no contaban con la remontada generaleña.

Los pupilos de Giacone, al 39′, no dejaron pasar una oportunidad que les dio Briceño al no decidirse si atajar o despejar una bola y dejársela a Pablo Azcurra para que anotara después de un cabezazo de Asdrúbal Gibbons.

Con el gol de Azcurra les volvió el alma al cuerpo de los generaleños. Foto: Albert Marín
Con el gol de Azcurra les volvió el alma al cuerpo de los generaleños. Foto: Albert Marín

Irse al descanso con diferencia de un gol parecía ser un buen negocio para los visitantes.

Saprihora en contra

El segundo tiempo empezó con los árbitros llamando la atención, esta vez fue el segundo asistente Rafael Andrade, quien se lució con unos fuera de juego que no existían, el hombre los inventó.

Después el Monstruo empezó a sufrir porque los generaleños le andaban rondando y cuando llegaban al área de Segura no lograban sentenciar.

Tássio tuvo una muerta justo antes de que les empataran. Foto: Albert Marin
Tássio tuvo una muerta justo antes de que les empataran. Foto: Albert Marin

Tássio Maia, que entró de cambio al 60′, pegó una en el palo y después pifió otra imperdonable, lo único que le estorbaba era su sombra y aun así falló, Seguro se acordó que estaban pasando el juego internacionalmente y entró en pánico.

Antes de eso, Anthony López le había robado la bola a Alejandro Cabral y se durmió para rematar, por lo que Jaikel Medina apenas llegó al rescate.

Imagínense lo mal que andan los morador y su portero que Fever se mandó a decir: “¡Qué mal Briceño, qué pésima manera de atajar el balón!”, porque el saprissista tenía los guantes con mantequilla y no agarraba nada, las que despejaba las dejaba más bien servidas al rival.

La Saprihora esta vez les jugó en contra a los morados. Foto: Albert Marin
La Saprihora esta vez les jugó en contra a los morados. Foto: Albert Marin

Pero mientras todos en la cancha se habían quedado asustados con un fallo de Tássio, Keilor Soto se quedó en el ataque y tras un bravo contragolpe, al 90′+2, cuando solo quedaba un minuto de juego, se bailó elegantemente a Cristian Martínez, se acomodó y a tres dedos vacunó a Kevin en la Saprihora.

Briceño se lanzó para la foto, pero igual tuvo que sacar la bola del marco. Foto: Albert Marín
Briceño se lanzó para la foto, pero igual tuvo que sacar la bola del marco. Foto: Albert Marín

Nada que hacer, Saprissa se quedó en 32 puntos y ve como Alajuelense ahora está a cuatro de distancia. Si no le pone más bien va a quedarse peleando el segundo lugar en vez del liderato.