Sergio Alvarado.4 marzo, 2018
Francis fue la figura de su equipo con un gol y una asistencia. Foto: Rodolfo Martín.
Francis fue la figura de su equipo con un gol y una asistencia. Foto: Rodolfo Martín.

¡Qué dulces momentos se están viviendo en el Caribe en las últimas semanas!, Limón FC se está llevando a todos sus rivales con la fuerza de una tromba que no perdona ni distingue. Este domingo las víctimas fueron Wálter "Paté" Centeno y el Municipal Grecia, a los que derrotó por 2-1.

Los caribeños ya habían apuntado entre sus victimas en el Juan Gobán a Saprissa (1-0) y al Alajuelense (3-2) y no han caído en sus últimos cinco partidos, con lo que se ilusionan con acercarse a los puestos de clasificación al estar a siete puntos del cuarto lugar, Santos, con 24 unidades y tres del quinto, Pérez Zeledón.

En Limón FC demuestran que las cosas no son casualidad, y después de ganarle a un equipo de los que llaman "grandes", la siguen pulseando puras tejas.

En cambio, el conjunto griego es un ejemplo de esos que se salaron al ganarle a un grande, porque luego de la gran victoria ante la Liga 3-2 en la fecha 12, le han seguido dos derrotas y un empate.

Greivin Méndez tuvo sus buenos duelos con Keysher Fuller. Foto: Rodolfo Martín.
Greivin Méndez tuvo sus buenos duelos con Keysher Fuller. Foto: Rodolfo Martín.

Con la derrota se desploman las ilusiones de Grecia por calificar, que está estancado con 16 puntos hace tres jornadas.

Para Paté, el árbitro Adrián Elizondo tuvo mucho que ver en la derrota de su equipo y parece que vio otro partido, porque no dice que Limón fue el que contó con las mejores opciones a marco, ni que le regalaron un penal a los 74 minutos para que descontarán.

En su lugar, es mejor decir que fue un partido parejo, pero en el que Limón fue más preciso y que aprovechó una de las tantas malas salidas que tuvo el portero griego Kevin Ruiz, que pegó varios sustos hasta que ya no lo perdonaron.

Para los griegos, la salida por lesión de Keysher Fuller, a los 44 minutos, fue un golpe bastante duro, porque era quien más peligro metía por la banda derecha y quien tuvo la opción más clara de su equipo en un mano a mano con Dexter Lewis, que ganó el arquero caribeño con un tapadón a una mano.

Por las alturas, Limón llevó peligro por las salidas a lo loco del arquero griego Kevin Ruiz. Foto: Rodolfo Martín.
Por las alturas, Limón llevó peligro por las salidas a lo loco del arquero griego Kevin Ruiz. Foto: Rodolfo Martín.

El segundo tiempo arrancó con una sonrisa en el Juan Gobán, porque apenas a los 47 minutos Diego Aguilera derribó a Andrey Francis en el área, lo que según la repetición de la televisión se vio como penal y el atacante limonense firmó así el 1-0.

A los 64 minutos una falta desde el costado izquierdo del área (que para Paté tampoco fue), lanzó Francis y Johnny Gordon le ganó el viaje a Ruiz que salió malísimo.

Diez minutos después más bien Elizondo le echó una manita a Grecia con un penal inventado, porque Ryan Bolaños iba hombro a hombro con Joseth Bolaños con el que Yeremy Araya descontó el marcador.

Con el cierre a Grecia le faltó fuerza para ir por el empate, porque tenía tiempo, pero le faltó contundencia para pelear por más ante un Limón bien parado y ordenado que ganó las cosas con la fuerza de una tromba.