Agencia AP.25 agosto, 2019

El Veracruz escribió una página negra en su historia este viernes, al caer 2-1 contra el Atlético de San Luis para hilar 32 partidos consecutivos sin triunfo, resultado con el cual empató la racha más larga de este tipo para un equipo de fútbol de primera división a nivel mundial.

El Veracruz lleva una pésima racha. Foto: Tiburones Rojos de Veracruz
El Veracruz lleva una pésima racha. Foto: Tiburones Rojos de Veracruz

El delantero español Ian González puso al frente a los visitantes con un penal a los 25 minutos, mientras que el chileno Bryan Carrasco niveló por la misma vía a los 44 antes de que Juan Castro conectara de cabeza a los 88 para darle la victoria a San Luis, equipo recién ascendido.

El nuevo intento
La próxima oportunidad para los Tiburones para romper esta pésima racha será este miércoles cuando enfrente a Querétaro en casa. Si pierde romperá el récord como el equipo con más partidos sin triunfo en el mundo.

Con sus 32 encuentros sin triunfo, los Tiburones Rojos empataron la marca del Derby County inglés, que en la temporada 2007-08 acumuló la misma cantidad d emejengas sin ganar.

Veracruz no gana un partido de la liga local desde el 24 de agosto del año pasado.

Los Tiburones Rojos estaban empatados con el Feirense de Portugal, que entre 2018 y 2019 acumuló 31 partidos sin victoria y con el desaparecido Tasmania Berlín de la Bundesliga, que sumó la misma cantidad entre agosto de 1965 y mayo de 1966.

Los Tiburones están entrenando fuerte pero la suerte no los acompaña. Foto: Tiburones Rojos de Veracruz
Los Tiburones están entrenando fuerte pero la suerte no los acompaña. Foto: Tiburones Rojos de Veracruz

El Veracruz había descendido a segunda división al finalizar el torneo anterior, pero las reglas de la máxima categoría en México permiten la permanencia pagando una multa por un equivalente a seis millones de dólares.

Con la derrota, los Tiburones Rojos se mantienen con un punto en el fondo de la clasificación del Apertura y adicionalmente son últimos en la tabla de promedios que definirá al equipo que descendería en mayo del próximo año.