Sergio Alvarado.4 agosto
Esteban Espíndola no ha podido estrenar su camiseta de Saprissa. Foto: Facebook Saprissa
Esteban Espíndola no ha podido estrenar su camiseta de Saprissa. Foto: Facebook Saprissa

Lograr que el defensor argentino Esteban Espíndola pueda viajar a Costa Rica se ha vuelto un verdadero dolor de cabeza para Saprissa.

Ante una consulta de La Teja, el gerente deportivo del Monstruo, Víctor Cordero, reconoció que la situación terminó siendo más complicada de lo que se imaginaron.

Sin tener mucha claridad de cómo estaban las cosas ni de cómo estarían a futuro, el campeón nacional se la jugó con un fichaje extranjero a pesar de que las fronteras estaban cerradas y lo siguen estando para la mayoría de países, incluido Honduras, donde está el defensor.

“La verdad no creíamos que todo se fuera a complicar tanto, pensábamos que era una situación pasajera, teníamos ese optimismo, pero poco a poco hemos ido notando que no era tan simple.

“En el tema de Espíndola siempre ha habido la mayor disposición posible, tanto de él como de nosotros, pero es verdad que es una realidad que por el momento nos ha complicado y que le buscamos la mejor solución posible”, destacó Cordero.

Según el gerente, se tiraron al agua porque era un jugador que ellos querían y porque el sudamericano también quería venir.

Conforme pasan los días, la situación para el jugador se agrava, primero por la cercanía del inicio del torneo y, además, porque el cierre de inscripciones es en setiembre, otra situación que preocupa al morado.

“Hay ciertos trámites que son personales y hasta que él venga acá no se puede revisar nada de eso, en eso hay que ser muy claros, el tiempo está en contra claro, porque además el jugador cuando venga tiene que hacer su confinamiento de 14 días, hemos intentado tener la mayor paciencia”, explicó.