Sergio Alvarado.Hace 4 días
Micah Herndon entró a como pudo a la meta, pero cumplió con su propósito de terminar la maratón. Foto: AP
Micah Herndon entró a como pudo a la meta, pero cumplió con su propósito de terminar la maratón. Foto: AP

Siempre se ha dicho que el órgano más poderoso del cuerpo humano es el corazón, el cual entra a escena cuando ya no quedan fuerzas en otras partes del cuerpo, tal como lo demostró el exsoldado Micah Herndon durante la maratón de Boston.

Como sucede en todas la maratones, las historias de motivación de sus competidores son diversas pero la de este exmilitar le llegó directo al corazón ha todos los que han escuchado, la cual se hizo viral en redes sociales por un video en el que demuestra todo su esfuerzo y ha llegado a diversos medios internacionales.

“En las imágenes se ve a Herndon colapsado, arrastrándose durante los últimos metros de la prueba en la que participó para homenajear a sus tres compañeros muertos en una explosión en Afganistán en 2010. Su historia es conmovedora y la forma en que cruzó la línea de llegada fue aún más emotiva para quienes estaban presentes en la zona de llegada”, destacó el medio argentino Infobae.

Otras cadenas como ESPN y medios en toda América y España han mostrado también la conmovedora escena.

“Su objetivo era correr la carrera para rendir tributo a otros dos marines, Mark Juárez y Matthew Ballard, junto con el periodista británico Rupert Hamer, quienes perdieron la vida por un artefacto explosivo improvisado hace casi una década. Él llevaba el nombre de cada uno de ellos en unos pines colocados en los cordones de sus tenis”, agregó Infobae.

“Corro en honor a ellos. Ya no están aquí. Pero yo sí y soy capaz. Tengo la suerte de tener todas mis extremidades. Todavía puedo estar activo. Encuentro combustible en la simple idea de que puedo correr. Algunos no pueden”, explicó Herndon, de 31 años, en declaraciones con el medio The Record-Courier de Ohio.

Herndon terminó la carrera en tres horas y 38 minutos y utilizó sus manos y pies para ganar metros y terminar la competencia. Una vez que consiguió cruzar la línea amarilla y azul de la meta, al hombre lo treparon en una silla de ruedas y le dieron atención médica

Micah relató al medio de Ohio que batalló con los dolores musculares y la fatiga tanto física como mental mencionando el nombre de sus compañeros caídos en territorio afgano para darse valor.

Es la peor cosa que he experimentado corriendo, pero el recuerdo de ellos me dio valor", Micah Herndon

“Si sufro un calambre mientras corro, o me duelen los pies, o estoy agotado… digo sus nombres en voz alta para mí. Pasaron por cosas mucho peores que yo, así que corro para ellos y sus familias”, declaró el soldado.

Micah dijo que espera que su historia sirva para inspirar a otros a seguir adelante y adelantó que seguirá corriendo en otras pruebas.