Sergio Alvarado.14 diciembre, 2019
Marco Barboza le ha metido todo el empeño junto a varias personas para sacar este chuzo adelante. foto Alonso Tenorio
Marco Barboza le ha metido todo el empeño junto a varias personas para sacar este chuzo adelante. foto Alonso Tenorio

Cuando Marco Barboza, un mecánico dedicado a las transformaciones de Alajuelita, agarró este Suzuki Samurai de 1983 era una nave común y corriente que desarmó hasta dejarla en puras piezas en el suelo y armarla desde cero a su antojo.

Por año y medio, este fiebrazo de los autos le ha metido ganas a lo que llama, un proyecto de cochera, al le ha dedicado ratos libres y tiempo por las noches para tener lo que hoy en día es la Calaca.

La calaveras es un detalle que está a lo largo de toda la nave. Foto Alonso Tenorio
La calaveras es un detalle que está a lo largo de toda la nave. Foto Alonso Tenorio

Luego de mucho brete, aquella nave regular se convirtió en un chuzo totalmente personalizado al estilo de su dueño y pronto la sacará a la calle para deleitar a los fiebres de los motores.

“Acá se compró un carro base que al momento lo único que se mantiene de ese carro es el chasis, luego absolutamente todo se ha cambiado, se limpió con arena, se repintó y de ahí para arriba empezó el trabajo”, indicó Marco a La Teja.

El chasis del carro fue totalmente personalizado y modificado foto Alonso Tenorio
El chasis del carro fue totalmente personalizado y modificado foto Alonso Tenorio

A la nave le hicimos una sesión de fotos y una entrevista a su creador en una montaña en el Llano de Alajuelita, a la que subió sin problema alguno, haciendo alarde de la potencia de un motor de 1600 cc.

“Las ideas para armar el carro se fueron dando sobre la marcha y consejos que me ha dado muchísima gente, ideas propias, una personalización completa más que nada”, destacó.

Las luces es otro detalle en la que esta nave le sobra potencia. foto Alonso Tenorio
Las luces es otro detalle en la que esta nave le sobra potencia. foto Alonso Tenorio
Muchas calaveras

A la hora de ver la nave de Marco, es imposible no notar las calaveras que tiene por todo lado, tanto pintadas, como en piezas talladas en metal, accesorios internos y hasta pequeñitos detalles como la palanca de cambios y el espejo retrovisor.

“Nosotros tomamos las calaveras como un símbolo de igualdad, es lo que todos tenemos por dentro y cuando queda solo eso, no se sabe si la persona era blanca, negra, rica, pobre, flaca, gorda, por eso la afición a esta figura y la decoración”, indicó.

Los espejos tienen detallitos como estos. foto Alonso Tenorio
Los espejos tienen detallitos como estos. foto Alonso Tenorio

Al chuzo se le ha metido casi todo lo que uno se puede imaginar y aún le faltan detalles, como una canasta anti vuelco en la parte trasera explicó Barboza.

"Acá hay combinaciones de muchas cosas diferentes, desde el motor, el supercargador, las suspensiones, han sido experimentos en muchas de las cosas adaptadas al carro.

En caminos, no hay el que se le oponga a esta nave. foto Alonso Tenorio
En caminos, no hay el que se le oponga a esta nave. foto Alonso Tenorio

“Cuando yo lo compré traía un motor 1300 cc, el carro es un Samurai 410, ellos originalmente vienen con motor mil, cambié el motor 1300 cc por uno 1600 cc de 16 válvulas de Suzuki Sidekick, pero lo hicimos algunas modificaciones y le conectamos el supercargador”, explicó Marco.

El dueño no sabe cuánta plata le ha metido en este tiempo a la nave, un detalle con el que bromea con cuando le pregutan.

“Es algo que no sé ni quiero saber para no entrar en depresión”.

Mientras que Barboza afina los detalles que le hacen falta para sacar la nave y estar totalmente satisfecho, seguirá metiéndole ganas a este proyecto en el que sin duda metió alma, vida y corazón.

(Video) Chuzo de la Semana: Conozca cómo armaron desde cero a Calaca

¿Cuáles son los beneficios de los vehículos híbridos comparados con los que funcionan solo con gasolina?
El principal beneficio de los autos híbridos es el rendimiento de combustible. Los conductores de estos vehículos normalmente gastan menos dinero en gasolina y pueden recorrer mayores distancias entre una carga y otra, dependiendo del tamaño del tanque de combustible. Los vehículos híbridos también suelen producir menos emisiones del tubo de escape que los que funcionan únicamente a gasolina.