GDA /El Universal.29 julio, 2019

Tomás Boy, entrenador de las Chivas de Guadalajara y André Pierre Gignac, jugador francés de Tigres, se dijeron de todo este domingo durante el juego ganado por los del rebaño 2-0.

El
El "Rebaño Sagrado", como apodan a las Chivas, le ganó 2-0 a Tigres. GDA /El Universal.

Con la victoria parcial del Guadalajara sobre el actual campeón, la recta final del juego se transformó en una batalla entre rojiblancos y felinos.

La bomba estalló tras una falta en media cancha, en la que el artillero francés se enfrascó con el árbitro central en un fuerte diálogo, donde debido al característico estilo del jugador de los Tigres, este llegó a los gritos.

Guiado por el impulso de la afición al pedir una sanción sobre el francés, Tomás Boy reclamó con todo al central, lo cual le valió la expulsión.

En ese instante, Boy consideró injusta la decisión y recriminó la medida. Además, el técnico estalló contra el europeo, encarándose e incluso llegaron a retarse sin guardarse nada.

“Yo soy el número uno", se decían uno al otro mientras se miraban fijamente, ambos goleadores históricos de Tigres.

El árbitro central no solo determinó expulsar al entrenador rojiblanco, sino que le mostró una tarjeta amarilla al galo, quien mantiene su maldición de no poder marcarles a las Chivas.

Pero la cosa no se quedó ahí, porque después de la discusión sobre la cancha, Gignac quedó picado con Tomás Boy y lo fue a buscar a los vestidores del Guadalajara.

El comisario de la Liga MX tuvo que intervenir para que el francés no hiciera más grande el escándalo entre dos jugadores históricos de los Tigres.

Gignac es conocido en nuestro país porque nunca ha venido jugar con Tigres las mejengas de Concachampions ante Saprissa y Herediano. AFP
Gignac es conocido en nuestro país porque nunca ha venido jugar con Tigres las mejengas de Concachampions ante Saprissa y Herediano. AFP

Sin embargo, “El Jefe”, como apodan al entrenador, no hubiera estado disponible para el galo, ya que se encontraba en una entrevista telefónica.

“Fui víctima de una provocación. Me expulsaron por salirme del área técnica, no por lo que le dije (a Gignac)”, relató el timonel de las Chivas al canal deportivo ESPN.

Antes de recibir la tarjeta roja, Boy le gritó al francés: “¡Yo soy el número 1!”, porque me puede rebasar en goles, pero en calidad estamos en otro nivel", señaló el técnico.