Deportes

(Video) Un Pitufo admirado por los amantes de los vochos

Un chuzo del 57 en óptimas condiciones es una verdadera joya

Un vocho beetle oval de año 57, que se pasea por Santa Ana, pero ha ido a todo lado, es el Pitufo más admirado de Costa Rica.

El auto es de Francinie Alguera, pero ya se lo tienen prometido a su pequeña hija Maripaz Jiménez, de solo 1 año y nueve meses de edad.

Y la chiquitica como que sabe porque le encanta el carrito. Pide que la suban y lo enciendan para ir a pasear.

Junto con el resto de la familia, Andrés Jiménez y el pequeño José Daniel, al chuzo le pusieron Pitufo por su color.

“El carro estaba en Moravia, llegó a la familia porque antes teníamos un escarabajo 65, pero vimos el carro y nos enamoramos. Lo negociamos, el dueño me debía una plata y quedó un resto que lo fuimos pagando de a poquito, como en ocho meses”, nos contó Francinie.

Vochos de ese año, ovales y en las condiciones que tiene el de ellos hay pocos en el país.

“A cada rato me preguntan si lo vendemos, pero no. En Costa Rica puede haber unos diez así como este, pero en el estado en que está el mío todavía hay menos”, dijo Andrés.

El vochito lo maneja en la actualidad Andrés, su esposa está aprendiendo.

“El carro llegó pintado pero desarmado, sin el motor puesto, con la transmisión mala, sin instalación eléctrica y con los frenos malos. Mecánicamente había que repararlo”, detalla Andrés.

Una de las particularidades más llamativas del beetle es la ventana en forma de óvalo.

“Lo tenemos desde hace dos años y medio, me ayudaron con lo mecánico y eléctrico a arreglarlo. Ya hemos ido a la playa, al volcán, a Heredia y no nos ha dejado botados, pero tiene un motor pequeño, 36 hp. Es para andar despacio”, dijo Andrés.

La familia tiene otro carro, una buseta a la que llaman Milagros, que será del pequeño José Daniel, así es que están parejos. Cada hijo tendrá una joyita.

“Me encantan los carros. Si tuviéramos dinero tendríamos más. Al Pitufo lo hemos llevado a exhibiciones, estuvimos en el Vochofest del 2019 y causó sensación. Cuando vamos por la calle tocan los pitos, lo paran a uno y le preguntan cosas, como de qué año es, por ejemplo”, contó Andrés.

Añade que esa belleza está en un 92 por ciento original. Le han mandado a traer partes a Francia y a Rusia para que se vea más chuzo y sea más auténtico. Y de veras que lo han logrado.