Sergio Alvarado.10 febrero
Cristopher Núñez lució de buena manera y marcó el segundo pepino brumoso. Foto: Albert Marín.
Cristopher Núñez lució de buena manera y marcó el segundo pepino brumoso. Foto: Albert Marín.

Después de la victoria de Cartaginés ante Limón en la fecha siete, en La Teja indicábamos que aquel era un triunfazo porque ratificaba lo hecho luego de ganarle al Saprissa tres días antes, rompiendo la mala costumbre brumosa de que a una gran victoria le seguía un paso en falso que le frenaba.

Otra mala maña que suelen tener los brumosos es que después de perder un partido importante como el del miércoles ante el Herediano, entrar en una mala racha, pero de nuevo el club eludió sus propios vicios con una buena victoria 3-0 como visitante ante Carmelita.

El torneo va por la fecha nueve de 22 de la fase regular, todavía falta bastante para perfilar los posibles clasificados; sin embargo si los brumosos mantienen el ritmo y la iniciativa mostrada es algo perfectamente sensato pensar que se meterán a las semifinales luego de diez torneos sin hacerlo.

Cartaginés, salvó el partido en Heredia en el que no mostró mayor cosa, es un equipo que viene jugando bien en este Clausura 2019 y lo demostró una vez en la cancha del estadio Rafael Bolaños, en el que impuso sus condiciones y se llevó con todo merecimiento los tres puntos.

Los brumosos son terceros del torneo con 14 puntos en ocho fechas, deben un partido ante Alajuelense, con el que podrían meterse al segundo lugar en el que ya estuvieron hace dos jornadas.

A diferencia de otros equipos que sufren de manera clara en una parte del campo, los blanquiazules lucen bien en cada línea, tal vez sin tener grandes estrellas, salvo el cubano Marcel Hernández, quien en siete meses se convirtió en figurón, Martín Arriola se las ingenió para armar un cuadro bonito.

“Estamos contentos porque sabemos lo que nos puede dar el equipo, sabemos habrá obstáculos, pero no hay tiempo para lamentarse”, Martín Arriola, técnico Cartaginés.
Un grupo de cartaginés aguantó el fuerte sol de Alajuela con tal de ver a su club. Foto: Albert Marín.
Un grupo de cartaginés aguantó el fuerte sol de Alajuela con tal de ver a su club. Foto: Albert Marín.

A pesar de las nuevas figuras, jugadores como Paolo Jiménez siguen llevando la batuta, pero la sangre nueva como la de Cristopher Núñez no le pesa compartir la responsabilidad de guíar al club y hasta chamacos como Daniel Chacón alzan la mano, como se vio este domingo.

En un calorón y un ventolero de los once mil diablos, como si la mejenga fuera en Liberia o un lugar así, los centenarios le entraron al partido con hambre e iniciativa ante un Carmelita impetuoso, pero sin pegada arriba, cuyo mejor momento fue el arranque, pero se fue apagando poco a poco.

Gol enfrió a carmelos

El ímpetu local se bajó con el primer gol blanquiazul al minuto 31, luego de un centro de Paolo, una mala salida del meta Bryan Rodríguez y un cabezazo de Jameson Scott, lo que le permitió manejar mejor el partido a los visitantes.

Para el arranque del complemento a Carmelita le urgía salir a igualar al menos en la propuesta de juego para generar más opciones, pero a los 54 le cayó el segundo en contra y eso arruinó los planes.

Ooooootra vez apareció Paolo para hacer una pared con Cristopher que desarmó la zaga verdolaga y le permitió al muchacho de 21 años pegarla entrando al área, la pecosa se metió al primer palo en una linda jugada colectiva.

Marcel Hernández fue un dolor de cabeza para la zaga carmela. Foto: Albert Marín.
Marcel Hernández fue un dolor de cabeza para la zaga carmela. Foto: Albert Marín.

Sin jugadas de claridad, los verdolagas no ofrecían mayor peligro por lo que la mejenga cayó en una zona de confort ante un rival que jugaba a lo que le convenía mientras que los alajuelenses siguen perdiendo puntos y el descenso es una realidad que no está lejos.

Carmelita es el penúltimo puesto de la tabla acumulada, en este torneo de nueve partidos solo ha ganado dos y el resto son derrotas, al equipo su juvenil fórmula no le alcanza aunque tenga dos técnicos, Luis José Herra en el banquillo y Guilherme Farinha desde la gradería.

Las variantes ante los brumosos no le funcionaron y cuando ya había hecho los tres cambios le cayó el tercer pepino, que nació con un jugadón que armó Hernández , quien corrió desde la media cancha, se la puso a Russell, quien la llevó mientras que el cubano se metió al área y se la dio para que Marcel se la pasara por encima al portero.

Cuando la pecosa estaba por entrar, Luis Pérez le dio el último toque por lo que el gol terminó siendo para el lateral, valía más asegurar que la bola entrara porque dos carmelos venían cerrando con peligro de sacarla

Falta ver hasta donde el ánimo brumoso se mantiene, en esta fechas muestra que en fútbol tiene con qué, pero su gran enemigo siempre ha sido lo mental, que les impide creer muchas veces el “vive, vive”.