Aficionado saprissista falleció este miércoles a los 53 años

Por: Yenci Aguilar Arroyo 28 octubre
William tenía un campito fijo en platea, para ver al equipo de sus amores. Facebook Monstruo Locura.

William Paniagua Delgado, uno de los aficionados saprissistas más conocidos en el país, falleció este miércoles, a los 53 años.

Paniagua, quien era vecino de Sagrada Familia, estaba internado en el Hospital Calderón desde el viernes anterior, debido a una trombosis y un problema en sus pulmones, confirmó su mamá, doña Yolanda Delgado.

La noticia de su partida removió las fibras más sensibles de exjugadores y seguidores del Monstruo, quienes recordaron con cariño el amor que Willy, como era conocido, sentía por la morada.

Una de las figuras moradas que se mostró sorprendida con la muerte de William fue el exportero Erick Lonis, uno de los jugadores que más admiraba Willy.

“Él salió conmigo en mi despedida y durante una gran parte de mi carrera siempre estuvo con nosotros. Era muy expresivo, recuerdo que él escogía salir conmigo, era un gran saprissista y siempre salía en las fotos del equipo", expresó el excapitán morado.

En más de una oportunidad, William salió a la cancha acompañando al exportero Erick Lonis. Cortesía Lente Morado.

Lonis reconoció la labor de doña Yolanda, quien como madre siempre se las ingenió para complacer a su hijo.

"William representa la historia de cariño hacia una institución, de él por mí y de uno por él. También es una gran historia, un gran testimonio de lo que una madre hace por su hijo.

“Ella siempre estaba en la salida del túnel, me detenía y me lo entregaba y cuando iba para el marco yo se lo devolvía hasta que yo veía que ella lo tomaba de la mano”, recordó el exarquero.

“Nadie le podía hablar mal de Saprissa. No se perdía un solo partido, sabía hora y fecha de cada juego y si no podíamos ir al estadio, veíamos los partidos en la casa”. Yolanda Delgado, madre.

En sus redes sociales, Erick también le dedicó un mensaje a este gran seguidor saprissista.

“Cuántas historias detrás de una foto. Cuánto cariño en tu mirada. Cuántas batallas salimos a librar juntos. Cuánta grandeza de una madre para jugársela y estar en todos los partidos a la salida del túnel. Cuántas celebraciones juntos. Grande, Willy. Morado por siempre”, escribió en Instagram.

William dio el bolazo inicial en un partido Santos - Saprissa, que se realizó hace algunos años en una cancha que había en el Hotel Suerre. Cortesía Lente Morado.
Saprissa era todo

La Teja conversó con doña Yolanda, quien a pesar de las circunstancias se escuchaba valiente, serena y llena de paz, por todo el amor que le dio a su hijo.

“La primera vez que llevé a William a un partido fue hace 32 años, en un juego Santa Bárbara - Saprissa. Recuerdo que no sabía dónde quedaba el estadio y aún así me la jugué para llevarlo y a partir de ese día y cuando se podía, no nos perdíamos un partido en el Ricardo Saprissa”, dijo.

Willy salía en las fotos con los jugadores. Acá compartió con Angulo, Colindres y Ramírez. Cortesía Saprissa.

Para William, Saprissa era todo. En su casa coleccionaba las camisas que la dirigencia del equipo le regalaba y tenía un álbum con las fotos que le tomaban mientras estaba en el estadio.

"Nadie le podía hablar mal de Saprissa. No se perdía un solo partido, sabía hora y fecha de cada juego y si no podíamos ir al estadio, veíamos los partidos en la casa.

“Durante cada juego, gritaba, brincaba, era muy efusivo y si Saprissa perdía el humor le cambiaba inmediatamente. Para él sus jugadores favoritos eran Erick Lonis, Daniel Colindres y el ‘Capi’ Víctor Cordero”, comentó.

53 años tenía William.

La llegada del covid-19 frenó las visitas de Willy al estadio y según su mamá, lloraba por no poder visitar la Cueva.

“Yo le explicaba que era por la pandemia, pero él no entendía. Me decía que le hacía mucha falta ir al estadio y estábamos esperando que esto pasara para volver”, afirmó.

Sobre su enfermedad, doña Yolanda dijo que su chiquito, como ella le decía, empezó a sentirse mal hace más de una semana. Se veía decaído y tenía problemas para orinar.

“Me lo llevé al hospital de una vez porque lo que tenía no era normal. Por dicha podía visitarlo porque estaba en otra área diferente a la de los pacientes con este virus y un día de estos me dijo que quería irse para la casa, pero lamentablemente no pudo ser así”, manifestó.

Siempre alentó a su amado equipo. Facebook Monstruo Locura.

Si algo agradece la madre de este morado de hueso colorado, es el trato que le dio Saprissa a ella y a su hijo.

“Nosotros no pagábamos entrada, siempre teníamos un espacio en platea y cada vez que Saprissa sacaba una camisa nueva, se la regalaban a mi hijo. No tengo cómo agradecerles tanto amor por mi hijo, recuerdo que hasta una vez le cantaron cumpleaños en el estadio”, agregó.

Otra persona que compartió las glorias moradas con Willy era Víctor Manuel Brenes, “Losilla”, quien veía junto a William las mejengas del equipo de sus amores.

Los restos de William serán trasladados al cementerio de Guadalupe este jueves a las 10 de la mañana. Debido a la pandemia no pueden haber más de 15 personas en su funeral.

"Era un muchacho muy lindo, siempre me contaba cuál camisa andaba y en cada partido lo escuchaba decirme que Saprissa era de lo mejor, que vestía los colores más lindos.

“Siempre alentaba a los jugadores y me decía que le gustaba Christian Bolaños. Su muerte es una triste noticia, pero sin duda está en un mejor lugar”, manifestó Brenes.

Una nueva estrella brilla en el firmamento. Descansa en paz, morado.