Andrés Mora, Mario Cordero.5 diciembre, 2017
Anthony debutó con la Liga, pero se fue prestado al cuadro generaleño. Foto: Mario Cordero
Anthony debutó con la Liga, pero se fue prestado al cuadro generaleño. Foto: Mario Cordero

Wílmer López, técnico de Alajuelense, tiene una buena razón para hacerle la fuerza a Pérez Zeledón en esta cuadrangular ya que su sobrino Anthony es parte de los guerreros que luchan por levantar la copa del Apertura 2017.

El futbolista, de 21 años, es hijo de Harold, juega su cuarto torneo en la máxima categoría y, aunque apenas suma 132 minutos este campeonato, tiene un golcito en la cuenta.

El volante generaleño, debutó con la Liga en el invierno 2016, pero decidió irse para el sur en condición de préstamo.

"Yo empecé a los 8 o 9 años en una escuela de fútbol que se llamaba Proyecto Alejandro Morera Soto. A los 10 pasé a la Liga élite 96 y ahí estuve hasta el año pasado que debuté, en febrero de este año me vine a préstamo a Pérez", comentó el futbolista.

Anthony dice que el apellido López no se le pesa, pero sí le da una gran responsabilidad por lo que hizo su padre y tío.

"Tiene historia (el apellido) por los logros de Wílmer y de mi papá, pero entre menos se sepa que soy de esa familia y de esa sangre es mejor para mí, para poder irme ganando las cosas por mí mismo y tratar de hacer mi propia historia", señaló.

Harold López, Glorieth, Mariangel y Sofía son el principal apoyo de Anthony. Foto: Mario Cordero
Harold López, Glorieth, Mariangel y Sofía son el principal apoyo de Anthony. Foto: Mario Cordero

El joven vive en un apartamento con un compañero de equipo y es conocido como Tony entre los compas.

"Cuando estaba con Benito jugué las primeras fechas, pero después del último partido me informaron que me iban a enviar a préstamo y ya mi representante tenía todo hablado, la verdad yo pensaba que era lo mejor venir por el hecho de no tener oportunidad y ha sido un año bastante provechoso, yo creo he sacado mucho provecho a esto", comentó López.

El Pato es padrino de Anthony y también fue su técnico en el desaparecido Alajuela Jr, que competía en la Liga de Ascenso.

"Es una buena relación de familia y futbolísticamente, él pasa aconsejándome igual que mi papá", confesó.

"Aquí Porfirio (López), Kevin Sancho me dan consejos de hacerla sencilla, si está clara tirar sino dar un pase a gol que es una de las cualidades mías que más se asemeja a Wílmer", agregó.

Anthony dice que fue su padre quien lo metió en el fútbol, desde pequeño trabajan horas extra afinando detalles.

La zona de Pérez Zeledón no es nueva para el jugador, ya que vivió ahí a los 6 años de edad, cuando su papá jugó su última temporada, regresó a la zona cuando tenía 15 primaveras ya que su tata dirigió a AS PUMA generaleña.

"Esperamos que el equipo saque esto y podamos llegar a la final, no es un equipo tradicional y sería muy bonito", dijo.

Tony es el mayor y el hombre de la familia, pues tiene dos hermanas, Mariangel de 10 años y Sofía de 17, quienes también son deportistas, pero se inclinaron por el taekwondo.