Andrés Mora.24 abril, 2018
El Pato prácticamente se está tirando los toros desde la barrera. Foto: Rafael Pacheco
El Pato prácticamente se está tirando los toros desde la barrera. Foto: Rafael Pacheco

Detrás de Nicolás Dos Santos, técnico de Alajuelense, hay dos íconos manudos: Wílmer "Pato" López y Cristian Oviedo, quienes parece que se están tirando los toros desde la barrera por la imposibilidad de meter mano en las decisiones del entrenador.

Los liguistas de seguro se pregunta si el Pato y Oviedo están pintados en la pared para Dos Santos, ya que todavía andan buscando explicaciones por los cambios que hizo el charrúa en el clásico del domingo pasado, donde dejó escapar una ventaja de tres goles para terminar empatando (3-3). Al técnico lo cuestionan por sacar de la cancha a los hondureños Luis Garrido, Róger Rojas y Alex López.

Wílmer y Cristian son los de la casa, pero a Nicolás, además, lo acompaña su asistente de confianza, Marcelo Macías, también uruguayo.

Por esa razón, La Teja le preguntó a Wílmer sobre la posición que juegan ellos en el banquillo erizo.

"Es que es clara la posición de uno: asistente. No somos los entrenadores, la decisión final la toma el entrenador. Somos dos ojos más, dos oídos más, analizando y sugiriendo, pero la decisión final sobre lo que se da es del entrenador. Es muy claro el rol que tenemos, tanto yo como Oviedo", explicó Wílmer.

"Todos los liguistas de corazón queremos que la Liga sea campeón, sea quien sea el entrenador", Wílmer López, asistente técnico manudo.

"El día que uno como asistente quiera imponerse sobre el entrenador estaríamos faltando el respeto, al rol del entrenador y su posición, lo tenemos muy claro, por más que uno sugiera", agregó.

A López le cuestionamos si tuvo algo que ver con los cambios de los hondureños en el clásico.

"Esas son situaciones de partido, si lo que él buscaba y esperaba se hubiera dado, todo mundo sale feliz y contento. Se hacen cambios buscando lo mejor para el equipo, son circunstancias de partido, nadie esperaba perder esa ventaja".

"Yo creo que uno habla y comenta, pero la decisión la toma el entrenador", aseguró sin revelar si aprobó o no las variantes.

Lo que el Pato tiene claro es que seguirá echándole porras a Nicolás y a cualquiera que sienten como DT rojinegro.

"Es un rol muy claro y jamás, jamás he impuesto lo que pienso con Nicolás ni con ninguno de los entrenadores. Las sugerencias que uno da son buscando el beneficio de la institución, todos los liguistas de corazón queremos que la Liga sea campeón, sea quien sea el entrenador. La intención de uno es que sea campeón, uno siempre va a buscar decir o argumentar cosas para cumplir los objetivos", indicó.

Intentamos conocer la versión de Oviedo, pero no respondió su celular ni mensaje de WhatsApp.