Deportes

Xinia Mejías, mamá del portero Patrick Sequeira: “Nos dolió tanto verlo así”

La señora confesó que deseaba estar cerca de su hijo para consolarlo por perderse el juego contra Jamaica por lesión

La lesión que el portero de la selección nacional Patrick Sequeira sufrió el lunes anterior en su tobillo izquierdo y que lo sacó de la Copa Oro, le dolió a su familia tanto o más que a él, en especial a su mamá, doña Xinia Mejías.

La orgullosa madre comentó que se preocupó cuando se enteró de lo que le ocurrió a su retoño, pero ella, su esposo Gilbert, y sus hermanos Denilson, Yosimar y Freiman están seguros de que el cumiche saldrá más fuerte de este rudo momento.

“Hace poco Patrick nos llamó y nos dijo que su recuperación tardaba tres semanas, él se irá a España, ellos querían que se quedara, seguro mañana o pasado se irá a España. Con el dolor del alma no se puede, es muy duro, con toda la tristeza, pero Dios sabe por qué hace las cosas, hay que tener sabiduría, paciencia y ayudarlo a tener fuerzas para que salga adelante.

“Estábamos muy felices porque sabíamos que Patrick había trabajado duro para debutar con la selección y aunque fuera un partido, sabíamos que era una buena oportunidad para él”, dijo doña Xinia, vecina del centro de Limón.

Doña Xinia, vecina del centro de Limón, afirmó que Patrick se comunicó con ellos minutos antes del partido contra los Reggae Boyz para avisarles que no jugaría.

“Nosotros estábamos muy nerviosos, estábamos listos en la casa de mi hijo Denilson para ver el partido. Nos llamó desde el camerino y nos dijo que no podría jugar, que estaba bien, pero no aguantaba el pie y me imagino que se pegó su llorada, porque él estaba muy ilusionado, quería jugar.

“Antes de confirmarse que no estaría nos dijo que no estaba nervioso, porque para eso había trabajado tanto y ya después habló poco con nosotros, me dijo que estaba bien, pero yo lo sentí triste, agüevado, conozco a mi hijo; pero seguramente no quiso que me sintiera mal por él. Yo le dije que Dios todo lo hace y había que tener paciencia”, comentó.

A doña Xinia le pegó fuerte el ver la imagen del preparador de porteros de la Sele, Gabelo Conejo, abrazando a su hijo y el técnico Luis Fernando Suárez consolando a Patrick, pues ella quería hacer lo mismo y la distancia no se lo permitió.

“A nosotros nos dolió tanto verlo así porque no estábamos a la par de él para consolarlo y poder decirle ‘tranquilo, mi amor’. A la distancia le dijimos que estábamos con él, teníamos lágrimas, pero sé que él sabe que en donde quiera que esté siempre lo apoyaremos.

“Este era un día especial para él, pero por suerte ahí estaban sus compañeros para que lo apoyaran, porque sé que mi hijo es una persona disciplinada, responsable y saldrá adelante”, aseguró.

Un orgullo

Patrick es el menor de 4 hermanos y su mamita recordó que desde la escuela tenía bien claro que lo suyo era la defensa de los 3 palos.

“Él ama su portería, siempre lo llevábamos a donde fuera para apoyarlo, ha pasado muchas cosas, él no disfrutó su juventud porque a los 13 años se fue de la casa para comenzar su carrera como portero.

“Es el bebé de la casa, todos mis hijos son muy especiales, pero Patrick la sacó del estadio, es muy disciplinado, no anda haciendo loco, es muy responsable, no depende de nadie, sabe cocinar, lavar, planchar, es muy independiente”, expresó.

Doña Xinia manifestó que al igual que lo hizo con sus otros hijos, a Patrick le inculcó fuertes valores, que hoy los aplica dentro y fuera de la cancha.

“Él no anda haciendo loco, es una persona muy puntual, muy decidida. Sus hermanos jugaron bola, inclusive Denilson estuvo en el alto rendimiento de Limón con Horacio Esquivel, pero se enamoró y dejó de lado su carrera. Sin embargo, todos apoyan a Patrick”, destacó.

Sequeira y su familia se comunican constantemente y cuando el jugador tiene vacaciones visita su hogar, ubicado en barrio Quinto, en el centro de la provincia caribeña.

“Mi hijo es muy especial. Él no molesta, al contrario, viene y todo se lo hace solo, a veces me pide que le prepare comida caribeña, como rice and beans, pero solamente se da esos gustos cuando está de vacaciones, porque se cuida mucho con la comida y consume pocas grasas.

“Antes de cada partido nos llama para contarnos que va a jugar y yo le deseo la mejor de las suertes, que el Señor me lo bendiga y pido que le vaya bien a él y sus compañeros. Y él me dice ‘gracias, mamita, te amo’. Esas palabras me derriten”, expresó la feliz mamá.

Doña Xinia destacó que cada vez que puede, su hijo los ayuda económicamente y no lo piensa dos veces para enviarles platita.

“Nosotros sabemos que tal vez no gana muy bien, pero a él no le duele ayudarnos. No tengo palabras, tengo un hijo muy especial y sé que le irá bien, se recuperará de la lesión y podrá seguir trabajando para cumplir su sueño”, agregó.

Yenci Aguilar Arroyo

Periodista egresada de la Universidad Latina. Escribe sobre temas nacionales. Tiene experiencia en comunicación estratégica y organizacional.