El Novelón

Sobreviviente de accidente: “Mi ángel me dijo que yo iba a estar bien, eso me dio un fuerzón”

Jhonatan Barrantes Sosa no se dejó vencer por el incidente y más bien ha ido cumpliendo todas sus metas

El locutor Jhonatan Barrantes Sosa sobrevivió, hace 11 años, a un accidente en el que perdió un ojo y asegura que fue su ángel de la guarda quien le habló y le dio la fuerza suficiente para seguir adelante.

Hoy se esfuerza por ser motivación y ejemplo de que sí se puede salir adelante pese a la adversidad. Su caso es un positivo mensaje de cara al Año Nuevo que estamos a pocos días de estrenar.

La ruda experiencia fue 20 de noviembre del 2010, cuando conducía su carro. Con él viajaban dos personas más, un amigo y otra persona a la que no conocía, pero su compa le ofreció un aventón.

El percance fue un sábado, poco antes de las 6 de la tarde. Jhonatan iba de San Isidro de Grecia hacia la calle que conecta con el centro del cantón, se fue en unos huecos perdió el control del carro, se salió de la vía y lo recibió un poste. Una de las llantas se desprendió con todo y compensador (dos días después del accidente los huecos fueron tapados, como siempre ocurre).

En el sitio falleció Alexander Rodríguez, de 38 años, el amigo de su compañero.

A Jhonatan lo trasladaron inconsciente al hospital San Francisco de Asís de Grecia.

“Después supe que los médicos del hospital de Grecia decían que era imposible que sobreviviera, me estaban intubando y decían lo mismo, después me mandaron para el hospital México, de camino me dieron dos paros cardiorrespiratorios y todavía decían que no iba a vivir.

“Hubo algunos detalles que nunca se hablaron, esos dos paros me los compensó un enfermero que era un muchacho que yo había rescatado de un accidente 15 días antes. El enfermero y yo nos conocimos por esa situación, él sabía quien era yo cuando me vio, dicen que en el camino pasaba diciendo que yo no me le podía morir y el chofer de la ambulancia no entendía el porqué. Como que Dios todo lo tenía preparado”, detalló Barrantes de 41 años.

Recordó que cuando ocurrió el accidente del enfermero, él iba de Sarchí a Grecia y el enfermero saliendo del centro de Grecia.

“Yo solo vi que se subió a un paredón, se explotaron las bolsas de aire y olía a gasolina, se había quedado dormido, yo no sabía quién era, solo fui a sacarlo”, contó Barrantes, vecino del centro de Grecia.

Una bella voz

Volviendo al accidente de esta historia, contó que en el hospital de Grecia le habían hecho una placa en la que aparecía con dos costillas quebradas, pero cuando llegó al México esos huesos estaban bien. Por el choque perdió un ojo y sufrió una fractura en la cara, por lo que tuvieron que operarlo varias veces. Esa fractura se llama Lefort grado III (se separa el cráneo de la cara).

Durante nueve días estuvo en coma. Los pronósticos eran poco alentadores pero luchaba.

Mientras estuvo en coma, en la muni de Grecia todos los días hacían cadena de oración a las 6 de la tarde.

La mamá de Jhonathan, doña Lucy Sosa, le pedía a Dios de regalo que su hijo pudiera estar en casa para aquella Navidad, así se lo contó a La Teja días después del accidente y así ocurrió. Poco antes de que acabara el año ya lo estaban chineando.

“Cuando desperté del coma sentí que no aguantaba, la verdad, y se me apareció una sombra de una mujer que me dijo que dentro de un año yo iba a estar bien, que ella me quería ver dentro de un año y que yo iba a estar bien, yo había pasado sintiendo que no iba a poder, me pasó la película de la vida, como dice uno, por la mente.

“Yo que trabajo con locución y animación reconozco muy fácil la voz de las personas y esa es la voz femenina más bonita que he escuchado en la vida (se le quiebra la voz al recordar), es una voz tan dulce, yo pensé que era una enfermera”.

En ese tiempo recibió mucho apoyo de su familia, su exjefa y varios amigos, él trabajaba en canal 5 y era el presidente de un club de carros llamado Modifik2, que entre el año 2000 y 2011 ocupó el primer lugar de las competencias de clubes.

Barrantes pasó mes y una semana en el hospital y después siguió la recuperación en su casa con ayuda de sus padres. Le hicieron una traqueotomía y tenía miedo que su voz quedara afectada, pero eso no ocurrió.

Como casi no recordaba nada del accidente, poco después le pidió a su familia que lo llevaran al sitio de la tragedia.

“Yo era presentador de dos programas de cable y, como el golpe fue facial, lo que pensé fue que no iba a volver a ponerle la cara a la cámara, tenía varias suturas en la cara porque me habían colocado unas cadenas con unos tornillos en el hueso de la cara, me vi y pensé que no iba a volver a trabajar en esto, pero dos meses después ya estaba grabando programas. Desde hace seis años tengo mi programa propio, se llama Racing TV, tiene 56 mil seguidores en Facebook.

“He visitado Panamá, Puerto Rico, y Estados Unidos con el trabajo, metas que saliendo del hospital eran un sueño, todo se ha ido cumpliendo en el tiempo de Dios aunque yo en algunos momentos he querido ir viviendo más rápido”, reflexionó.

Buscó la voz

Cuando cumplió un año del accidente, le dieron cita de control, por lo que pidió permiso para ir a cuidados intensivos y regalar unas estampitas, él aprovecho para preguntar por las enfermeras que lo atendieron, las llamaron a todas y las saludó.

Él quería encontrar aquella voz que le dio ánimos.

“Yo dije, aquí no está la voz que me habló ese día, es una voz más fina que la de Katherine, que era de terapia respiratoria. Los enfermeros me dijeron que no había nadie más y una de ellas me preguntó: ¿Jhonatan usted cree en Dios?, yo le conteste: ‘Por supuesto, toda la vida y ahora más’. Ella me dijo: ‘Aquí pasa mucho que por ser la Unidad de Cuidados Intensivos, donde se juegan la vida y la muerte, aparecen los ángeles, ese podía ser su ángel de la guarda’. Yo me quede con eso en la cabeza”.

Sin embargo, no se quedó con las ganas ya que a los tres años del accidente esa voz se le apareció en un sueño.

“Era blanca y de pelo amarillo amarillo, me habló la misma voz en un cuartito cerrado y me dijo: ‘Así era como te quería ver’, le dije: ‘¿Usted es la del hospital?’, y con la cabeza me dijo que sí. ‘¿Usted es mi ángel de la guarda?’, y con la cabeza me dijo que sí, no le pude preguntar el nombre, pero espero llegar a saberlo. Mi ángel me dijo que yo iba a estar bien, eso me dio un fuerzón”, recalcó.

El sobreviviente asegura que las palabras de su ángel le dieron el empujón que necesitaba tras sufrir un accidente y poder contar el cuento.

“Yo le digo a la gente que si me dio fuerzas a mí, se las va dar otro. He vivido entendiendo el plan de Dios, entiendo qué es lo que quiere conmigo, he tratado de mejorar como persona, como hijo, como amigo, como pareja, como profesional dedicándome mucho al trabajo. Salí del hospital a trabajar en la oficina del canal, en los dos programas y los fines de semana narraba carreras”, dijo Jhonatan, quien está comprometido con Noilyn Sánchez, a quien conoció seis meses después del choque y llevan cinco años viviendo juntos.

Noilyn es quien le ayuda a soñar e ilumina su vida.

Barrantes se dedica también a la animación de eventos, a la venta de la publicidad y a meterle amor a todo lo que hace con su programa Racing TV.

“Hemos ido cumpliendo cada una de las metas, he trabajado mucho, construí una casa. Tengo una moto y un carro, pero cuando el accidente ocurrió yo quedé limpio y endeudado porque además el ICE me cobró los ¢2 millones del poste”.

Un luchador

Jhonathan es un luchador ya que desde los 7 años le diagnosticaron una distrofia muscular, pero eso no lo ha limitado.

“Mi papá es futbolista y quería que yo también lo fuera, el doctor que me veía pequeño en el Cenare me dijo que tenía que prepararme porque a los 15 años podía quedar en silla de ruedas, yo le dije que las únicas ruedas que me gustaban a mi eran las del camión y la moto de mi papá, y de ahí en adelante los motores fueron una pasión”, recordó.

Su actitud le ha permitido no solo ser feliz, sino también que a la fecha no necesite de ningún medicamento.

“La vida es un paseo, no sabemos cuándo se termina, tenemos que disfrutarlo para bien, nos mandan a todos revueltos al mundo para ayudarnos unos a otros, disfrutemos el paseo para ayudarnos”, aseveró.

“Para mí, uno de los planes más importantes es motivar a las personas afligidas, a las que se ponen a quejarse de la vida por pequeñeces. Hay tantos casos graves en los hospitales queriendo salir adelante, siempre me gusta poner de ejemplo mi caso y otros extremos, yo con distrofia, con la fractura y sin un ojo ahora tengo más que antes, uno solo tiene que pedirle a Dios salud, lo demás viene solito, no se queje, si yo pude, usted puede, yo con dos discapacidades aquí le estoy poniendo, estoy tratando de profesionalizarme en lo que hago y en mis trabajos”, destacó.

Barrantes narra campeonato nacionales Drift, piques de carros, camiones y motos, pruebas de cuarto de milla y algunos otros eventos de pueblo como motocross y rally.

Todavía hay gente que recuerda el accidente cuando lo ve y le pregunta.

Cuando le contamos que este reportaje se publicaría hoy 27 de diciembre, aprovechó para agradecerle a su hermana Daniela por todo el apoyo que le dio.

“Este 27 de diciembre ella cumple años, y para mí es maravilloso estar y poder decirle feliz cumpleaños 11 años después de lo que pasó.

“Lucho por ser algún día el mejor o uno de los mejores narradores de carreras y presentadores de motores de Costa Rica y América Latina”, enfatizó y esta es una de sus metas para este 2022.

Silvia Coto

Silvia Coto

Periodista de sucesos y judiciales. Bachiller en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo. Labora en Grupo Nación desde el 2010.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.