Playgroundmag.net.15 febrero

Nadie será capaz de detener la revolución que están liderando las mujeres del mundo del espectáculo

La actriz Anna Brüggemann es la creadora del moviento #NobodysDoll (La muñeca de nadie). Foto: amazon.com
La actriz Anna Brüggemann es la creadora del moviento #NobodysDoll (La muñeca de nadie). Foto: amazon.com

Tras el alboroto que desataron el #MeToo y el #TimesUp, la actriz alemana Anna Brüggemann ha iniciado en Twitter la campaña #NobodysDoll (La muñeca de nadie). para terminar con el hecho de que a las mujeres se las considera una cosa, cuando desfilan por la alfombra roja del Festival de Berlín, que se realiza del 15 al 25 de febrero.

La intérprete está invitando a las actrices a que se dejen en casa los tacones, los vestidos cortos y las prendas ceñidas para que acudan en su lugar con ropa cómoda. Su objetivo es terminar con la mirada patriarcal a las que las mujeres se exponen en galas y festivales, donde están rodeadas de fotógrafos y luces.

De momento, la también guionista cuenta con el apoyo de otras intérpretes alemanas de renombre como Lavinia Wilson y Palina Rojinski y de la austríaca Franzisca Weisz

Critica retroceso.

En una entrevista a The Guardian Anna señala: "las alfombras rojas son como retroceder hasta 1950".

"Se espera que las mujeres se pongan vestidos escotados y tacones imposibles para satisfacer la mirada de aquellos que después juzgarán si son comercializables o no. Ya es hora de que tengamos imágenes de mujeres poco convencionales para poder admirar", expresó.

Brüggerman quiere que por fin las mujeres puedan sentirse cómodas con lo que llevan al igual que hacen los hombres ya que, mientras ellas se pasan tiempo cambiándose de vestidos en los eventos, ellos cierran negocios y discuten temas importantes.

La actriz manifestó que lo más probable es que acuda este año con una falda, zapatillas y un suéter de cuello alto.

Piden igualdad

¿De dónde nace esta campaña? Del #MeToo, naturalmente. Tras el estallido de este movimiento y tras escuchar a todas las actrices de Hollywood pidiendo equidad entre géneros, la actriz se dio cuenta de que la igualdad real comenzaría "cuando las mujeres dejan de pensar en sus cuerpos como algo que tenemos que mejorar’”.

Deter Kosslick, director del festival, se ha dado por aludido y ha afirmado que al contrario que otros certámenes como Cannes, la Berlinale nunca ha impuesto ningún código de vestimenta a las mujeres.

"No rechazaremos a ninguna mujer que lleve zapatos planos o a hombres que se pongan tacones", indicó.