Actor Andrés Vicente le daba vida al malvado personaje y era el entrenador de los Power (otro de los equipos), por lo que le ponía picante a la historia con sus ideas para hacerle daño a los protagonistas.

Por: Erick Quirós 19 junio
Vicente lleva años trabajando fuera de Argentina. Cortesía.

Probablemente muchos de fans ticos de la recordada serie argentina Cebollitas en algún momento se preguntaron si el odio que le tenía Alfonso, el villano de la serie, a todos los chicos del club 25 de mayo era real y la respuesta es sí.

Esto nos lo confirmó el actor Andrés Vicente, quien le daba vida al malvado personaje, que además de ser el entrenador de los Power (otro de los equipos), le ponía picante a la historia con sus constantes ideas para hacerle daño a los protagonistas.

Vicente los “odiaba” porque eran tan malos jugando al fútbol que las grabaciones de los partidos duraban muchas horas y le quitaban el poquito tiempo que tenía para estar con sus tres hijos.

“Eran muy malos, había que repetir las escenas cientos de veces porque no podían tocar una pelota, era terrible, yo los quería matar”, aseguró, entre risas.

Ver más!

El intérprete es completamente diferente al personaje que hizo hace más de 20 años, ya que es un persona amable, breteadora y leal. Él se dedica al teatro y al cine.

Nos contó que vive desde hace mucho tiempo fuera de su país y que gracias a su brete como actor y productor le ha tocado viajar alrededor del mundo, incluso ha estado en Tiquicia donde se enamoró del Monstruo, del equipo y de la afición, al punto de tener una chema del Saprissa en su casa.

“Alfonso” habló con La Teja y contó detalles de su vida.

–¿A qué se dedica ahora?

Por suerte toda la vida he trabajado en la actuación. Luego de Cebollitas me fui a México a estudiar producción y dirección y después he viajado mucho hasta que radiqué en Colombia, donde fui director de contenido de Gran Hermano. Ahorita estoy en Argentina porque iba a estrenar la película Un crack, pero me agarró la pandemia y me tuve que quedar.

–¿Qué significó su paso por Cebollitas?

Fue un antes y un después y fue extraño porque yo hacía mucho teatro para adultos, comedia pícara y me convocaron para un programa infantil. Nunca había trabajado para niños, además de que el personaje era muy diferente a lo que estaba acostumbrado y terminó siendo un éxito, incluso hasta en el teatro. Creo que la serie mezcló los valores de la amistad con el fútbol y eso mueve mucho, de paso les cuento que soy hincha de Saprissa en su país, cuando fui allá me traje la camisa y me encanta.

–¿Qué le gustó de Saprissa?

Soy muy futbolero y en cada país que voy me gusta tener un club, aquí soy de River, en Colombia de Millonarios y en Costa Rica de Saprissa, una vez vi la foto del estadio y me encantó. También me gustó mucho la Selección que fue a Italia 90 y sé que han tenido grandes jugadores, pero que no han trascendido mucho, con excepción de Keylor Navas.

–¿La gente creía que usted era así de malo en la vida real?

Al principio, a mis hijos sí les decían cosas y los molestaban en el colegio. Una vez en Colombia un integrante de Gran Hermano me veía muy raro y me dijo que todavía me tenía temor, pero que me admiraba mucho.

Alfonso era el villano más salado de Cebollitas. YouTube.

–¿Le recordaban su canción en la calle?

Millones de veces.

–¿Se dieron cuenta del éxito que tuvo la serie en otros país?

No porque no había redes sociales, yo me empecé a dar cuenta hasta que comencé a viajar, fui Ecuador, a Dominicana y a Costa Rica y me conocían. A la fecha todavía me pasa y me llegan mensajes de Grecia y de otros otros países diciéndome que ven el programa por YouTube.

–¿Todavía habla con los compañeros de la serie?

Sí, tengo contacto con muchos de ellos, con el ‘Colo’, con ‘Roxanna’, ‘Carmencita’, ‘Irina’, ‘Hipólito’, además con el que hacía de ‘Nacho’ y con ‘Caconi’, quien fue mi entrenador actoral en una película y ahora me va a dirigir en una obra de teatro. Se tienen muy buenos recuerdos porque compartíamos mucho, fueron dos años de verlos incluso más que a mis hijos.

–¿Es de hacer bromas o maldades en la vida real?

Sí, así que si fuera chico me acusarían de bullying.

–¿Cree que Cebollitas hubiera pegado en la actualidad a pesar de tantas bromas e insultos pasados de tono que se hacían?

Yo creo que no, hoy hay muchísimas cosas que no se podrían decir. Te digo, la mujer era tratada como un objeto, la serie era machista, había mucho bullying, el malo (él) era violento porque hasta golpeaba a los chicos, eso hoy no se podría hacer, no estaría bien visto. Había cosas que hoy son muy malas y de las cuales yo estoy en contra. De hecho mi esposa, que es colombiana, un día vio una escena donde yo le pegaba a un chico y se sorprendió, así que hoy me hubieran denunciado por eso, aunque fuera en la serie nada más.

"Ruddy", "Nacho" y "Alfonso" eran parte de los villanos de Cebollitas. Cortesía.

–¿Por qué cree que ninguno se dedicó al fútbol?

Porque eran muy malos jugando al fútbol, salvo los que hacían a Fede y a Coqui, el resto eran malísimos. Incluso, voy a contar una infidencia, no tenés una idea de lo que nos costaba grabar los partidos, se hacían los sábados en la mañana y yo quería terminar temprano porque nunca estaba con mis hijos y en la noche tenía teatro, entonces quería la tarde para ellos, pero estos eran tan malos, pero tan malos que las escenas había que repetirlas cientos de veces porque no podían tocar una pelota, era terrible, yo los quería matar, ahí sí que los odiaba.

–¿Y usted sí jugaba?

Sí, yo fui lateral de la selección de actores de Argentina, era bravo y siempre me ha gustado mucho el fútbol.

–¿Se podría repetir algo como Cebollitas?

En mi caso no creo, hay cosas que solo una vez en la vida se dan, son otros tiempos y las redes sociales modificaron mucho la forma de hacer televisión.