Farándula

Bailarín JP Olivato se prepara para vivir su primer Día del Padre

Musculoso contó que siempre deseó ser papá, pero que no era una noticia que esperaba recibir tan pronto

El bailarín brasileño João Paulo (JP) Olivato está que se le derriten los helados por su pequeño hijo Gabriel.

Hace tres meses el instructor de ejercicios se convirtió en padre por primera vez, etapa que disfruta a más no poder.

Eso sí, reconoce que ya no volvió a dormir tanto como antes y que admira mucho la fortaleza, el gran trabajo y esfuerzo que hace su prometida, Elizabeth Vásquez, por su hijo.

El pequeño Gabriel nació el 1 de marzo, y según les dijo la pediatra, está superbién alimentado (con pura leche materna) que tiene un peso y tamaño de un niño de cinco meses, es decir, está todo pochotón puro el tata.

Conversamos con el exparticipante de Combate sobre su etapa como tata, ya que este domingo 20 de junio celebrará su primer Día del Padre.

– ¿Cuánto le ha cambiado la vida el ser papá?

Bastante y obvio que para mejor, porque ya uno se involucra más en un ambiente de familia y se tiene un poco más de responsabilidad debido a una vida que uno tiene que cuidar y educar. Uno sale a trabajar y sabe que hay un bebito que lo espera, así que uno trata de cuidarse más, sobre todo yo que ando en motocicleta.

– ¿Cómo le ha ido en este nuevo rol de padre?

Estos primeros tres meses han sido muy lindos porque uno va aprendiendo muchísimo cada día, es como una universidad.

Lo primero que uno aprende es a procurar que no esté enfermito, que todo lo que haga esté bien. A veces llora mucho y uno cree que es porque se siente mal, pero no, uno va comprendiendo que tiene hambre. Eli ya sabe qué es lo que quiere cuando llora.

– ¿Qué tal las desveladas?

Es bien cansado. Dicen que los primeros seis meses son los más cansados. Como él se está alimentando solo con leche materna, por lo que no podemos dejarlo con la abuela. Ahora que Eli volvió a ir al gimnasio tenemos que turnarnos y yo me quedo cuidándolo. En la noche, por ahí de las siete, la casa parece una película de misterio, todo es silencio y no se puede hacer ningún ruido para que se duerma.

Se duerme como cuatro horas en la noche y se vuelve a despertar a comer. Luego hay que volver a dormirlo. Sí es bastante cansando tener un hijo, sobre todo, para Eli porque él depende mucho de ella.

– ¿Cómo fue el momento en el que le dijeron que iba a ser papá?

Cuando Eli me dijo venía terminando una clase y ella me hizo un video sorpresa. Yo quedé sumamente feliz, fue una gran emoción, pero no me lo esperaba porque no era algo que estábamos planeando. Sin embargo, la noticia fue una sorpresa muy hermosa. Ella sí estaba muy asustada al principio, pero le fue tomando mucho amor al proceso del embarazo.

A veces yo me ponía a pensar, ¿qué va a ser de mi vida de ahora en adelante? Pensaba si iba a seguir viviendo en Costa Rica o me devolvía a Brasil. Siempre pensaba que sería lindo tener una familia en algún momento y bueno, me llegó el momento y comprendí que tenía que sentar cabeza. Estoy muy feliz con mi familia.

– ¿Qué sensación tuvo cuando vio a Gabriel por primera vez?

El día de la cesárea nos sorprendimos al ver que nació machito, porque jamás imaginábamos que naciera todo macho y de ojos claros. Durante el embarazo decíamos: ¡qué lindo que saliera con los ojos claros como Eli! Esa fue como la primera sorpresa que me llevé y la emoción es inexplicable, es un amor a primera vista.

– ¿Se ha llevado algún susto con el bebé?

No, vieras que creo que lo hemos hecho muy bien. En estos días fuimos a una cita con la pediatra y ella nos felicitó porque dice que el bebé tiene un cutis perfecto, que no tenía ninguna alergia, que está creciendo muy sano y fuerte.

Lo que nos pasó de susto fue que él duerme en un colecho (cuna especial junto a la cama) y como se mueve mucho tratamos de cambiarlo de posición y una noche Eli se despertó y pensó que el bebé tenía la cobija en la cara, por lo que se desesperó toda, pero era que Gabriel estaba en otra posición y lo que tenía cobijado eran los pies.

– ¿Qué le dicen los amigos ahora que lo ven chineando?

Más que todo lo que hacen es comentarme las fotos en las redes sociales porque desde el embarazo estamos en pandemia y no hemos visto a nadie, como todavía no estamos vacunados y sobre todo por él, tenemos que cuidarnos más.

Además, a Eli y a mí nos dio covid-19 hace como dos meses, entonces estamos cuidándonos. Por dicha al bebé no le dio nada y lo de nosotros fueron síntomas leves.

– ¿Siempre deseó ser papá?

Claro, siempre lo he querido y lo comentaba con Eli, pero ella me decía que todavía no por el trabajo. El bebé llegó en el momento perfecto y ahora con lo del teletrabajo ella va a seguir aquí en casa y cuida al bebé, mientras que yo estoy con mis clases de ejercicios virtuales para la gente que no puede ir a un gimnasio y por dicha las hago desde la casa.

–¿Cómo desea celebrar su primer Día del Padre?

No sé si Eli tiene algo planeado, pero yo creo que sería ir a comer a algún lugar, ya que aún no podemos viajar tan largo porque Gabriel todavía está muy pequeñito.

Silvia Núñez

Periodista de Espectáculos y Sucesos. Bachiller en periodismo de la Universidad Central desde el 2004. Labora en el Grupo Nación desde el 2013.