Farándula

Bailarín Michael Rubí cuenta cómo es su nueva vida en el paraíso de Punta Cana

“Maik” afirma que no es que la estuviera pasando mal en nuestro país

El bailarín Michael Rubí tiene claro que si se quedaba esperando a que reabran los shows de entretenimiento en el país, o una nueva oportunidad en Dancing with the stars, se le iba a ir la vida sentado.

Es por eso que, hace unas par de semanas, jaló para Punta Cana, en República Dominicana, a unirse a una compañía de ballet que se presenta todos los días en los diferentes hoteles del bellísimo destino turístico.

“Maik” cuenta que no es que la estuviera pasando mal en nuestro país, pero sabía que la vida del bailarín, al igual que la de un futbolista, es muy corta y por eso se fue.

-¿Por qué se fue del país?

Esta oportunidad apareció desde febrero de este año, pero yo le daba muchas vueltas, no es lo mismo viajar y saber que en un tiempo volvés a hacerlo, a pensar en esto que es trabajo y no se puede salir corriendo a la mínima que haya. Yo tengo unos conocidos que trabajan aquí (Punta Cana) y la persona encargada del ballet me contactó y me vine.

-¿La estaba pasando mal aquí?

No, vieras que no, pero sí me sentía estancado laboralmente. Gracias a Dios el trabajo no me faltó, no me puedo quejar, pero sí sentía que no iba hacia ninguna dirección y que se me estaba yendo la vida de bailarín, entonces lo tomé, no tengo nada qué perder, Costa Rica siempre va a estar ahí y allá a como sea siempre va a salir trabajo, obviamente que por el covid todo está más cerrado, sé que cuesta más, pero algo puede salir.

-¿Qué estaba haciendo aquí si no hay presentaciones ni tampoco Dancing with the stars?

Dando clases de baile, que es algo que me gusta, pero no es lo que más me encanta, que es bailar y hacer presentaciones. Trabaja en academias, tenía talleres pero no me exigían y no dejaban crecer tanto como quisiera, por eso cuando apareció esto lo pensé, pero acepté porque soy una persona de retos.

-¿En qué consiste el trabajo?

Es un ballet independiente que contrata bailarines versátiles, que puedan bailar urbano, latino, que puedan hacer cargadas porque tienen diferentes espectáculos que se venden a los diferentes hoteles, que son muchísimos, de verdad es enorme y por eso hay muchas oportunidades de trabajar, de hecho en el que más trabajo es en el Hard Rock.

-¿Dónde vive?

Me dan un apartamento que está todo equipado, aquí vivo con otra persona y así viven la mayoría. Lo único que tenía que hacer era venir y pagarme la alimentación, porque me dan hospedaje, transporte a los shows y vestuarios.

-¿Cada cuánto se presenta?

Todos los días. ¡Ay, es durísimo!, porque son muchas coreografías, yo siempre lo he hecho, pero como los shows duran 45 o 50 minutos, se ponen como siete u ocho piezas, entonces son demasiadas las coreos que tengo en la cabeza, a veces siento que me quiere explotar el cerebro, porque ensayo todos los días en la mañana para bailar en la noche, porque cada día tiene temática diferente, aquí la más nueva ya lleva año y medio, yo soy el único que está desde cero.

-¿Qué se ha topado que le llame la atención?

Veo que la gente es relajada, no se estresa para nada. Por ejemplo, hace poco tuve una situación que me iba a vacunar y en un afiche decía que empezaban a vacunar a las 8:30 de la mañana y eran las 11:30 y la gente que la pone no aparecía, nadie sabía nada, pero nadie se molesta, como que son muy relajados. También, hace mucho calor, creo que nunca había estado en un lugar tan caliente, a veces siento que me muero.

No he podido conocer mucho porque estoy trabajando y ensayando mucho, cuando ya me haya aprendido las cores podré ir a pasear, de lo poco que he visto es que las playas son espectaculares, de arena blanca y agua celeste y la comida es muy rica.

-¿Cuál es su plan a futuro?

Sé que nada es para siempre, porque laboralmente se necesita estar en constante crecimiento. La pandemia me ha enseñado a vivir el día a día y a aprovechar las oportunidades que se den, si aparece algo en Costa Rica tendría que verlo, nada hace uno con apegarse a su tierra si ahí no tienen mucho que ofrecerte, pero sino mi plan es estar por aquí un tiempo, hasta que ya deje de ser feliz o de estar realizado.

-¿Qué pasaría si lo llaman de Dancing?

El programa siempre ha sido para mí muy especial, le tengo mucho cariño, no sé si lo vayan a hacer este año, creo que por la pandemia no se puede, no es lo mismo hacer un programa de canto que todo mundo está separado a uno de baile, que se hace en pareja, si se llegara a hacer, buscaría la forma de solicitar algún permiso para ir a hacer la temporada y, sino, buscar qué hacer.

-¿Qué le dice su mamá?, que es tan apegada a usted...

Hemos hablado mucho, pero creo que los papás saben que los hijos tienen que volar y perseguir sus sueños y ella es una de las personas que más ha apoyado para que yo vuele y sea feliz.

-¿Cómo les ido allá con el tema del covid?

Aquí es uno de los lugares que más visita la gente porque en República Dominicana ha estado muy controlada la pandemia, aquí los shows siempre están llenos y sin ningún problema. Yo de hecho estoy pensando en vacunarme en los próximos días porque aquí vacunan a todos, lo he intentado, pero ya han cerrado.