Farándula

Bellezas tienen un gran corazón

Participantes de concurso ayudarán al pequeño Luis Alonso Chaves

Las mujeres que participan en el concurso Nuestra Belleza ayudarán al pequeño Luis Alonso Chaves en el proceso de recuperación.

Las hermosas mujeres, con edades que van de los 25 a los 55 años, escogieron el caso del niño de ocho años y que tiene parálisis cerebral, porque quieren demostrar que son unas bellezas con sentido social.

Las reinas organizarán una actividad en El Roble de Alajuela, el próximo domingo 25 de marzo, donde ofrecerán algunos servicios y venderán artesanías, ropa y zapatos, además de comidas como arroz con pollo, chicharrones y repostería, con el fin de recoger fondos para el Luis Alonso.

En la actividad tendrán un local para masaje terapéutico y faciales. También ofrecerán clases de aeróbicos, payasos, pintacaritas, exhibición con modelos fitness y zumba fitness.

El pachangón empezará a las 9 de la mañana y se prolongará hasta las 4 de la tarde.

Silvia Acosta, mamá de Luis Alonso, está muy agradecida con el gesto de las reinas, quienes están demostrando que son damas de muy buen corazón.

“Había visto que existían concursos de belleza, pero no sabía gran cosa acerca de ellas, quizás por estar tan enfocada en mi familia, pero es importante ver que toman tan en serio la parte social. Estoy muy emocionada”, dijo Silvia.

En total, son 16 bellezas las que competirán en dos categorías, Joven y Clásica y La Teja las irá presentado una por una en las próximas ediciones.

Sibia Harrison, directora de Nuestra Belleza, dijo que el propósito del concurso es mostrar la belleza de la mujer, pero combinarlo con otras facetas.

“Nuestra definición de belleza es que es algo más que físico, porque ellas durante el año de reinado deben trabajar en su comunidad con proyectos propios, de ayuda a gente que lo necesite. Queremos cambiar ese chip de que son solo mujeres bonitas. Son mucho más que eso, son reinas con propósito”, dijo.

Ericka Brautigan, una de las guapas que sugirió el caso de Luis Alonso, expresó que siempre ha creído que hay que ayudarse los unos a los otros.

“Sé que lo acaban de operar a Luisito y que necesita ayuda y me llena de mucha satisfacción poder ayudar a que un niño mejore su calidad de vida. Soy mamá de tres niñas y sé lo que eso significa”, dijo.

Sorpresita

Luis Alonso fue operado el 21 de febrero en Colombia. El objetivo de la operación es corregirle las piernas y mejorar la calidad de vida del niño. Si la operación no se realizaba, Luis Alonso corría el riesgo de ir perdiendo la capacidad de caminar por si solo y de sufrir fuertes dolores en sus articulaciones.

Luego de la operación, para la que los papás tuvieron que recaudar cerca de ¢17 millones, Luis Alonso respondió muy bien a la terapia, tanto así que los doctores le pidieron a la familia que regresara a Colombia para acelerar el proceso de recuperación.

Ese viaje, de unos ¢3 millones, no estaba dentro del presupuesto que manejaba la familia y que se une al costoso proceso de terapias que debe recibir el pequeño, las cuales significarían unos ¢7 millones si se le da de alta en un año. Además deben comprar un aparato indispensable para la terapia que se llama bidipestador que cuesta como ¢3 millones.

La actividad se realiza con el objetivo de tratar de cubrir todos esos gastos.