Agencia AFP.15 abril

La cantante Beyoncé tuvo un regreso espectacular al escenario el sábado por la noche con una alegre fiesta temática de bienvenida en el festival Coachella, donde deleitó a sus admiradores con una reunión poco común de su extrío Destiny’s Child.

Ante unas 100.000 personas reunidas en este punto del desierto del sur de California, la superestrella del pop encabezó el listado del principal festival de música mundial y puso fin a una pausa de un año iniciado tras dar a luz gemelos.

Beyoncé no dio señales de haber bajado el ritmo después de su licencia de maternidad, cantando y sacudiendo su cuerpo con apenas un pequeño descanso durante las dos horas mientras dirigía a unos 100 bailarines y músicos de apoyo.

Su marido, el magnate del rap Jay-Z, apareció en el escenario hacia el final de su presentación para unirse durante su canción “Deja Vu”. Sin embargo, resultó ser solo un adelanto de una aparición de invitados menos rutinaria.

Con una grabación de audio del ensayo de la escritora Chimamanda Ngozi Adichie “Todos deberíamos ser feministas”, que le permitió a Beyoncé un momento de preparación, la estrella reapareció al ser elevada sobre el escenario con la silueta inconfundible de tres figuras.

Eran sus compañeras de Destiny’s Child. Kelly Rowland y Michelle Williams se unieron a Beyoncé para interpretar tres de las canciones del celebrado trío, incluida la famosa “Say My Name”.

Beyoncé y sus excompas demostraron que son pura dinamita en el escenario. AFP
Beyoncé y sus excompas demostraron que son pura dinamita en el escenario. AFP

Fue su primera reunión del grupo desde el espectáculo del medio tiempo del Super Bowl del fútbol americano que ejecutó Beyoncé en 2013. El grupo impulsó a la cantante negra al estrellato, pero también fue víctima de las fricciones internas que llevaron a su disolución.

Beyoncé se refirió a sus excompañeras de banda como sus “hermanas” y también se unió en el escenario con su hermana de sangre, Solange Knowles.

La cantante dejó en claro desde el principio que Coachella era para reunirse, al hablar con un presentador que comenzó el espectáculo dando la bienvenida a los invitados a su “regreso a casa”.