Rafael Ramos.5 abril

Cuando se construye una relación de pareja le damos la bienvenida al amor a través de nuestras acciones, pero si alguno de los dos deja de actuar bonito, se le puede dar la bienvenida al desamor. Pero, ¿cómo hacer para que una relación se mantenga sana?

Esto no debería ser una complicación emocional, debería ser tan sencillo como tener un objetivo claro, procurar un buen trato, pasar buenos momentos y tener una apertura adecuada para resolver las diferencias normales de toda relación.

Y esto implica que haya una comunicación positiva. ¿Cómo?:

– Tener una actitud creativa.

– Procurar una escucha comprensiva.

– Tener la capacidad de establecer acuerdos.

– Disfrutarse en todo momento.

– Convertirse en muy buenos amigos.

– Aprender a ser confidentes, tratar de ser cómplices.

Esto desde ninguna perspectiva es complicado, solo procure ser la mejor versión de usted mismo.

Bienvenido el desamor:

El amor va a aparecer, se va a nutrir y va a crecer, esto a partir de su forma de ser y de estar en una relación pero, le pregunto:

¿Su carácter es insoportable?. Si es así no puede esperar que su pareja tenga ganas de acercarse.

Los detalles tienen que formar parte del día a día, si los omite o los evade la indiferencia le gana al amor.

Si le da paso a los celos, el control y la asfixia hacia su pareja y le anula su libertad, no puede esperar que todo sea mágico.

¿Usted respeta los acuerdos? Si olvida los acuerdos y no se compromete con todo aquello que ha venido asumiendo va a causar decepción.

En resumen, si se especializa en fastidiar y molestar, cómo espera que el amor se mantenga sano.

Todo suma para el bienestar o el malestar:

En una relación de pareja lo que importa son las actitudes pues de nada sirven los buenos momentos y si sus conductas son complicadas.

Cuando el conflicto es la norma, tarde o temprano se pierde la motivación para estar juntos, por tanto, el desamor gana la partida.

¿Se ha puesto a pensar que lo único que tiene que hacer es ser una persona agradable, prudente, hablar con delicadeza y con sensatez.

El reto es tener la capacidad de reconocer los errores, ofrecer una disculpa y darse la oportunidad de reparar el daño.

Mantener una actitud de encuentro, ser creativo, propositivo y permitirse ver la vida desde otra perspectiva, es decir, sencilla, fácil y práctica. Pero, cuando actúa con desdén e indiferencia le da la bienvenida al desamor.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr