Carolina Paniagua, integrante del grupo Taboga Band desde hace 13 años, pasa por un momento muy duro

Por: Erick Quirós 16 octubre
La artista sueña con volver a pisar un escenario. Cortesía.

La cantante nacional Carolina Paniagua, integrante desde hace 13 años del grupo Taboga Band, vive una experiencia complicada.

La artista, quien canta desde los cinco años y ahorita tiene 33, tuvo a finales de agosto un preinfarto con derrame facial que avanzó el 2 de setiembre a un derrame cerebrovascular.

Caro perdió el movimiento de la boca y el brazo y la pierna derechos.

Pero ella no se da por vencida. Desde el inicio ha estado luchando para salir adelante y recuperar su vida normal y todo lo que disfrutaba hacer. Dice ser como el ave fénix, aquel ser mitológico que renacía siempre de sus propias cenizas después de haber sido consumido por las llamas.

Con mucha dificultad para hablar pero con la convicción de que todo mejorará, Caro nos contó lo que está viviendo.

Al principio no podía ni hablar y ya se comunica bien. Cortesía.
2 de setiembre sufrió el derrame cerebral.

-¿Qué fue lo que le ocurrió?

Sufrí un derrame cerebral con hemiparesia (parálisis) de todo el lado derecho. En un mes estuve cuatro veces en el hospital y pasé díez días internada en la unidad de ictus del Calderón, en Neurología.

(Un ictus se presenta cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se rompe o se taponea por un coágulo u otra partícula).

-¿Cuáles secuelas físicas tiene ahorita?

El habla (lo hace pausado) y tengo una hemiparesia de todo el lado derecho (la parálisis).

-Cuando le dan la salida del hospital, ¿qué le dicen?

Que siguiera orando y agradeciendo a Dios porque de momento no hay que operar. Como yo estudié terapia de lenguaje yo misma me ayudo con eso. En la parte de terapia física, desde que me dio la parálisis facial me vienen a tratar a la casa y la recuperación ha sido más rápida, me han dado terapia psicológica también.

-¿Al principio no podía hablar del todo?

Quedé totalmente paralizada, no hablaba, no caminaba, no hacía nada.

Ver más!

-¿Cómo le va con la caminada?

Uso un bastón o con la ayuda de mi hermana. La movilidad mejoró con terapia, yo confío tanto en Dios de que todo va a salir bien, por dicha es movilidad, pero no cognitivo (del conocimiento).

-¿Cuándo fue la última vez que cantó?

En agosto grabé una canción como solista para mis papás que se llama Serenata para mamá y es un homenaje para ellos, que ya murieron. Después hice otra llamada Brindis.

-¿Siente que lo que le pasó le va a afectar a la hora de cantar?

De momento no compromete directamente, pero solo con el tiempo y la terapia voy a saber.

La terapia le ha ayuda mucho para salir adelante. Cortesía.

-¿Le ilusiona o motiva volver a hacerlo?

Sí, pero yo en mi silencio alabo a Dios cantando aunque no se escuche, pero sí me ilusiona volver, no solo cantar sino también la conducción del programa que yo conduzco, que se llama Tips al aire. De momento tuve que buscar quién lo presentara pero mi idea es volver más fuerte.

-¿Qué le ha dicho la gente de Taboga?

Ha sido muy difícil porque por la pandemia es más complicado recibir visitas, pero me han puesto mensajes de apoyo, me dan aliento para seguir adelante. Yo también soy ejecutiva de ventas y me siento impotente porque no puedo hablar con un cliente, por ahora me incapacitaron un mes más.

-¿Subir a un escenario a cantar es de lo que más le gustaba hacer?

Es parte de la terapia que usaba yo para escapar de las carreras del trabajo y de la vida, eso y viajar, que también me gusta mucho.

-Con lo que me cuenta siento que va mejorando cada día más, ¿cuáles meta se ha puesto?

El que me conoce sabe lo que soy, yo me siento como el ave fénix; obvio que dependo de la misericordia de Dios, pero yo me exijo para estar mejor y para que otra vez me vean firme. Siento que ha sido como un ‘estatequieto’ que Dios me dio para que viva mejor y sin tantas preocupaciones.

Su hermana ha sido el gran ángel en su vida. Cortesía.

-Usted ya había estado enferma antes, ¿le afectó eso que tuvo?

A mí me operaron la columna, también tuve un tumor, la presión alta y ahora estoy en varios estudios con especialista para detectar el origen de lo que me pasa. En apariencia esto tiene relación con lo que me pasó, pero no se sabe.

-¿Quién la cuida y chinea?

Mi ángel es mi hermana mayor, ella pidió un permiso de trabajo y dejó a su hijo en San Ramón para venir a mi casa en Los Yoses a cuidarme.

-¿Qué reflexión hace a todo lo que le ha pasado?

Dios da la fuerza del búfalo a sus hijos y me convierte en un ave fénix para volar después de haber tocado fondo, quiero volver todavía más fuerte.

Ver más!