Redacción .14 abril
Los cantantes antes eran una pega. Tomada de Facebook
Los cantantes antes eran una pega. Tomada de Facebook

Uno que al final se quedó con las ganas de asistir a la boda del año, de Melissa Mora y Jonathan Picado, fue el cantante Mario Alberto Díaz, más conocido como el Discípulo, quien siempre ha dicho que es superamigo de la ramonense pues antes de que Meli se enamorara siempre andaban juntos de arriba para abajo.

Averiguando nos enteramos que la famosa invitación a la boda nunca le llegó a Mario, quien había contado que la estaba esperando.

De hecho, hasta pensamos que llegaría con su gran amigo Rogelio Benavides, quien tenía derecho a dos espacios y no iba a ir con su señora esposa, pero al final no fue así.

Dos a los que sí les llegó la invitación, pero al final no pudieron ir por compromisos previos, fueron el humorista Mauricio Artavia “Papi Pazz” y el presentador Víctor Carvajal.

Otro chisme del casorio que nos pasaron es que la cantante Yoko Gómez estaba toda ilusionada con agarrar el bouquet que lanzó la novia para ver si al fin se le hace casarse con el locutor Miller Chavarría, conocido como “Miletico”, pero al final no lo logró. ¿Será una premonición?