Rafael Ramos.31 marzo

“Mi esposo y yo tenemos mucho trabajo. Yo sí he tratado de hacer cambios, llegar más temprano, pero él dice que tiene prioridades. Los sábados y domingos también pasa pegado a la computadora y si saca un ratito es para ir a tomar café con la mamá, no podemos seguir así”.

1. Una pareja está en la obligación de crear una cultura de relación, reconocer que no es suficiente dormir juntos, pagar las deudas, trabajar mucho y quedarse en este esquema, porque una pareja que no tenga una vida balanceada, tarde o temprano crea vacíos en el afecto, en el sexo de la comunicación y esto alimenta la frustración.

2. Uno de los graves errores es vivir la vida de forma automática, en la que cada uno, en la relación, tiene su ritmo, su tiempo, sin que haya una sana coordinación. La administración del tiempo para la pareja es más que un proyecto de cohabitación, tiene que ser un proyecto de convivencia, esto requiere abrir espacios para compartir.

3. Una relación que no comparte se convierte en dos islas. El propósito de una vida en pareja es compartir, claro que puede haber espacios individuales, pero deben estar en balance con los espacios juntos y todas las responsabilidades propias de un proyecto de relación de adultos.

4. Le pregunto: ¿sacan tiempo para irse de vacaciones juntos? ¿Tienen espacios para compartir como pareja? ¿En qué momento disfrutan el fruto de su trabajo? Estos procesos no se pueden dejar a la libre, son responsabilidad de ambos, toda pareja debe abrirse a hacer un aporte afectivo, con la misma importancia que hace un aporte financiero al hogar.

5. Creo que ustedes están en un punto en el que o cambian la dirección, o podrían acercarse a la tierra de la frustración y del desamor, es momento de que lo vean, que tomen esto muy en serio.

Cualquier duda puede enviar un correo a ramosdeapoyo@lateja.cr. Fotografía: Alejandro Gamboa
Cualquier duda puede enviar un correo a ramosdeapoyo@lateja.cr. Fotografía: Alejandro Gamboa