Erick Quirós.20 septiembre
A estos famosos se les fue la mano con el cuchi cuchi. Infobae.
A estos famosos se les fue la mano con el cuchi cuchi. Infobae.

Desde que un medio británico calificó a Michael Douglas como adicto al sexo, muchos famosos reconocieron tener el mismo problema. Ellos sorprendieron al mundo con sus excesos y fantasías, que al parecer no tenían límites, aunque sus carreras resultaran perjudicadas.

El medio Infobae realizó un recuento de las figuras conocidas que se han visto en muchos problemas debido a esta enfermedad.

Michael Douglas

El periódico The Sun publicó, en una de sus ediciones de 1993, que Michael Douglas era adicto al sexo. Al principio el famoso actor decidió desmentir al periódico, pero después terminó aceptándolo.

“Yo tenía un problema de alcohol y la adicción al sexo se convirtió en una nueva enfermedad. Nadie había escuchado sobre eso hasta entonces, pero se quedó pegado a mí, y aún surge de vez en cuando”, aceptó.

Aseguró que había contraído el cáncer de garganta por la forma y la cantidad de veces en las que había practicado sexo oral.

Lindsay Lohan

La conocida actriz no podía quedarse afuera en esta lista. En 2013 trascendió una lista de 150 nombres con los que la actriz habría tenido sexo, entre ellos algunos muy famosos como Ashton Kutcher, Joaquin Phoenix, Justin Timberlake y James Franco, uno de los pocos que negó haber tenido un encuentro de ese tipo.

Lo cierto es que hoy, la actriz luce algo más tranquila que en sus años locos, con nueva canción recién salida del horno y entregada al yoga y a la espiritualidad.

David Duchovny

El actor, que dio vida al agente Mulder en la famosa serie “X Files”, y Téa Leoni era una de las parejas más sólidas de Hollywood. Llevaban poco más de diez años de matrimonio, dos hijos y dos carreras ascendentes hasta que todo se derrumbó.

David entró en una clínica de rehabilitación por su adicción al sexo en el 2008, aunque siempre negó haberle sido infiel a su esposa.

Lo que no podía controlar era su adicción a la pornografía en Internet. Luego de la rehabilitación intentaron recomponer el matrimonio, pero algo ya se había roto y en 2014 firmaron el divorcio definitivo.

Britney Spears

Su gran escándalo de desenfreno sexual fue revelado por Francisco Flores, quien trabajó como su guardaespaldas y en 2012 amagó con publicar un libro sobre la alocada vida de su patrona, quien, según contó, tenía cierta adicción al sexo.

El problema surgió cuando Flores denunció a la diva por acoso sexual. La cantante desestimó la denuncia, a pesar de que el hombre aseguraba tener material fotográfico y pruebas contundentes sobre orgías con alcohol, drogas y juegos eróticos en camas redondas.

El libro nunca vio la luz y el conflicto se solucionó en la corte, con un buen arreglo económico. Por las dudas, la cantante impuso en su espectáculo de Las Vegas una disciplina de tipo castrense. Nada de sexo, alcohol o drogas entre sus bailarines.

La vida de Charlie ha sido de película, pero de drama. Twitter.
La vida de Charlie ha sido de película, pero de drama. Twitter.
Charlie Sheen

De todos los escándalos por los que atravesó el actor de “Two and half men”, el sexual es de los más condenables. Sheen tiene graves denuncias por acoso sexual y por tener relaciones sin preservativo, aún sabiendo que era portador del virus del VIH y sin contárselo a sus ocasionales compañías.

Sheen hizo público su condición en 2015, a pesar de que hace cuatro años se lo habían consultado y cuando aseguraba haber gastado diez millones de dólares en callar a potenciales extorsionadores. Según él, las 200 parejas sexuales que calculó en ese tiempo sabían su condición y que el sexo siempre había sido con protección.

"Samantha" de Sex and The city pasó de la fantasía a la realidad. Instagram.
Kim Catrall

La actriz de “Sex and the City” publicó en el 2012 “Satisfacción: el arte del orgasmo femenino”, escrito a cuatro manos con su esposo, Mark Levinson. Lejos de un recuento de fantasías sexuales, el libro da cuenta de sus propias insatisfacciones y que no fue hasta sus 42 años que supo lo que realmente era un orgasmo.

El libro terminó de poner fin a un matrimonio ya maltrecho por la exigencia de su papel en la serie.

Quizás como venganza, y aprovechando la delgada línea de fantasía y realidad, en 2016 publicó “Inteligencia sexual”, basado en las aventuras de su personaje, Samantha Jones y con una ilustración de su cuerpo desnudo en la portada.

“He tenido sexo con todo tipo de hombres. Jóvenes y maduros, millonarios y ejecutivos, obreros, granjeros, camareros, bomberos, modelos, músicos, mensajeros y ayudantes de oficina. Es increíble la cantidad de tipos sexys que pueblan la Gran Manzana”, dijo Kim personificando a Samantha y alimentando sus fantasías.