AFP .4 marzo, 2019
Las escenas de sexo son ahora mucho más cuidadas en el cine. Archivo.
Las escenas de sexo son ahora mucho más cuidadas en el cine. Archivo.

Sacudidos por la ola MeToo, estudios de cine y cadenas de televisión reclutan cada vez más consejeros para filmar escenas de sexo, deseosos de evitar abusos pero también de obtener un resultado más creíble.

A los 29 años, la idea de filmar una escena de sexo no era nueva para la actriz Emily Meade.

Pero antes de comenzar el año pasado la filmación de "The Deuce", serie de la cadena de cable HBO sobre el mundo del cine porno y la prostitución en los años 70, decidió que debía proceder de otra manera.

Entonces fue a ver a los creadores de la serie para pedirles la presencia de un observador externo.

En la era post-Weinstein, HBO reclutó entonces a Alicia Rodis, la primera “coordinadora de escenas íntimas”, algo inédito en el cine.

El concepto no es nuevo, y se utiliza en el teatro al menos desde el año 2000, pero era ignorado por Hollywood.

El éxito fue instantáneo, al punto que HBO decidió a fines de octubre contratar a un coordinador para todas sus series que contienen escenas de sexo.

Tras la serie de escándalos de acoso y agresión sexual, y luego la toma de conciencia, se planteó la pregunta: "Sabemos lo que no debemos hacer, ¿pero entonces cómo lo hacemos?", explica Claire Warden, coordinadora de Intimacy Directors International, la primera agencia especializada, de la cual Alicia Rodis es directora asociada.

"El coordinador primero escucha a los actores para conocer sus límites. Si una actriz me dice que no quiere mostrar el pecho me aseguro de que la manera en que la escena es grabada lo evite, explica Amanda Blumenthal, que trabaja en la serie “Euforia” de HBO.

Blumenthal ya trabajó con un actor que no quería que apareciese su pene, y usaron uno falso.

Luego hay que escuchar al director y al productor, que dan su visión de la escena, y volver a consultar a los actores.

“El ‘coordinador de escenas íntimas’ es un técnico, pero también un intermediario, un facilitador, para enseñar a las personas cómo hablar sobre este tema”, explica Warden, quien afirma que la respuesta ha sido muy favorable.

Y que al grabar la escena de sexo, lo que pase sea creíble y parezca verdadero.

Algunas empresas han seguido los pasos de HBO y contratado coordinadores, sobre todo la cadena Showtime (grupo CBS) o Netflix para su nueva serie "Sex Education", sobre los estudiantes y el sexo, pero la revolución tarda en llegar.

“Pienso que de aquí a cinco o diez años esto se tornará en algo bastante estándar en la industria”, prevé Blumenthal.