.1 diciembre

“Tenía una relación en la que celaba mucho a mi pareja porque pasaba hablando de otras mujeres y nunca sentí que me diera mi lugar. Un día revisé su teléfono y me di cuenta que tenía conversaciones sexuales con varias mujeres. Él decía que esto no era nada, que no fuera ridícula y luego me terminó. Después entendí que lo mío no eran celos y ahora me siento muy bien, aunque estoy sola. Me sentí manipulada por él durante ese tiempo y perdí confianza en mí misma y, además, me siento como decepcionada del amor”.

Rafael Ramos, sicólogo. Archivo GN.
Rafael Ramos, sicólogo. Archivo GN.

1. Toda relación demanda un compromiso hacia la lealtad, la cual se complica cuando hay introducción de contenidos que tienen que ver con terceras personas y sobre todo de contenido sexual explícito. El tema no son los celos, sino que se está violentando el pacto de compromiso entre dos personas.

2. Adicional a esto, si la situación es recurrente y y se habla con la otra persona una y otra vez, pero esta minimiza los hechos, descalifica el punto de vista del otro y, además, continúa en la misma situación, sin medir las consecuencias. Esto trae a la relación un pronóstico de estabilidad muy bajo.

3. Usted tomó la decisión de terminar, así que ocúpese en cerrar este ciclo para sanar este proceso de manipulación. Procure no generalizar los hechos porque si bien es cierto que son dolorosos, el amor no falla, lo que falla es la forma en la que las personas establecen relaciones y esto no tiene nada que ver con el amor.

4. Es muy honesto de su parte reconocer que requiere apoyo, comprensión y análisis de esta situación, antes de abrirse a algo nuevo porque es evidente que las secuelas emocionales han dejado una huella negativa. Es muy prudente sanar primero, entender todo muy bien, antes de pensar en cerrarle las puertas al amor o incluso abrirse a una nueva relación. Quizá sea momento de buscar terapia.