Belga radicado en el país y que utiliza tacones y enagua dice que la ropa no tiene género

Por: Silvia Núñez 30 noviembre, 2020
Noam Kostucki dice que él se viste así todos los días no porque se siente mujer sino porque lo hace sentirse bien y feliz. Fotos cortesía Allan Agüero Calvo

Un belga radicado en el país pretende imponer moda en Tiquicia para demostrar que las prendas femeninas pueden ser usadas también por los hombres.

Noam Kostucki tiene dos años de andar siempre en vestido y todo entaconado. Él asegura que lo hace porque, según su opinión, la ropa y los colores no tienen género. Además no se considera un transformista.

“Yo soy heterosexual. Aunque hoy puedo decir que soy pansexual (suelen sentir una atracción sexual o afectiva sin distinguir el género de la otra persona) porque hoy puedo andar con hombres también, pero mi atracción sexual natural es para las mujeres”, explicó sin pelos en la lengua.

Hace unos días el reconocido actor mexicano Alejandro Speitzer también quiso demostrar su masculinidad y su apoyo a la igualdad de género al lucir un ajustado vestido en la portada de BadHombre.

El cantante y actor británico Harry Styles también salió en la portada de la revista Vogue de Estados Unidos vistiendo un elegante vestido.

Es decir, esta moda extranjera ya se está empezando a ver Tiquicia. Tampoco de debe olvidar que el cantante e influencer Alex Badilla, quien se define no binario, es decir, que no se identifica ni con el sexo masculino, ni con el sexo femenino, fue uno de los primeros ticos conocidos en utilizar prendas femeninas.

Por medio de un desfile llamado “Transgresión”, este extranjero y vecino de Rohrmoser, quiso demostrar este fin de semana que los hombres también pueden llevar el cabello largo, pintarse las uñas, usar aretes de todos los tipos y tamaños y caminar en tacones, aunque parezcan pericos en mosaico.

Curiosamente, de los diez hombres que desfilaron ninguno era heterosexual, pero Noam aclaró lo sucedido al comentar que descubrió que los homosexuales caminan mejor en la pasarela con tacones.

En el desfile los hombres usaron ropa de la tienda Wappa Fashion Boutique. Fotos cortesía Allan Agüero Calvo

“Yo empecé a vestirme con tacones, vestidos y la respuesta fue maravillosa, fue increíble. Me quedé sorprendido y a la vez es muy irónico porque la gente me trata mejor cuando ando vestido con ropa de mujer que con vestimenta de hombre”, dijo.

La pasarela se realizó en su casa y fue transmitida en su Facebook El mundo de Noam.

Mucho tico machista

Noam contó que la primera vez que visitó Tiquicia fue porque eligió a Guanacaste como su destino de luna de miel, tras casarse con una estadounidense, de la cual se separó pocos meses después, por lo que decidió venirse a vivir al país, pues quedó enamorado.

Como vivió por mucho tiempo en Guanacaste se dio cuenta que los hombres ticos son muy machistas, debido a la manera en la que han sido criados. Según él, por eso ocurren tanto femicidios en el país porque no se les permite expresar sus emociones y a los hombres como él se les señala de “mujercitas”.

“Mi mensaje con esta pasarela es que empecemos a celebrar lo femenino en los hombres y que podemos hablar de algo más profundo sobre cómo tratamos a los niños, a quienes les dicen que no pueden llorar por ser hombres, que no pueden pedir ayuda porque los hombres son fuertes y no la necesitan. Con estos mensajes, obviamente, los hombres van a tender a ser violentos porque es su forma de mostrar su masculinidad”, explicó.

Noam dice que recibió muchas solicitudes para salir en la pasarela pero de puros gais y que por eso no desfiló ningún heterosexual. Fotos cortesía Allan Agüero Calvo

Noam dijo que para él la ropa no es lo importante ni se tiene porque encasillar a una persona por lo que usa, ya que en el fondo lo que importa son sus sentimientos. Para él es fundamental educar a los hombres para que sean más abiertos.

No se puede encasillar

Para la sicóloga Yaxún Víquez más allá de si está bien visto o no que un hombre ande ropa de mujer, lo importante es que la persona que lo hace esté seguro sobre por qué lo hace, si es por simple moda o porque realmente lo hace feliz.

“Hay que tener claro que lo que hoy es normal para algunos hace 20 años no lo era. Lo importante es saber la razón por lo que lo estamos haciendo, si responde a un tema de que a mí me hace feliz o que a mí me gusta. La otra es que necesito hacerlo porque necesito aprobación o ser visto, para no caer en el tema de juzgar o no juzgar a esa persona”, explico la experta.

El desfile se llamó "Transgresión" y se realizaron bajo todas las medidas de seguridad. Fotos cortesía Allan Agüero Calvo
“Hay un asunto social en la educación donde de cierta manera hay prohibiciones de poder expresar diversas emociones”, Yaxún Víquez

La sicóloga señaló que si un heterosexual no está de acuerdo con vestir así o no ve bien este comportamiento no quiere decir que esté mal o pasado de moda porque al final cada quién decide por su vida.

“No podemos encasillar todo un tema de género a un uso de vestimenta simplemente”, señaló.

“He viajado por más de 40 países y yo no he ido a un país donde el hombre tiene el mismo aprendizaje de niño que es que cualquier cosa que es asociado a lo femenino es prohibido. Andar el pelo largo, vestido de colores, pintarse las uñas, usar maquillaje, ser débil, poder llorar abiertamente, hablar de sus emociones, pensar en el futuro, todo esto que es de alguna manera asociado a lo femenino, es prohibido y si un chico lo hace recibe rechazo y la sociedad lo castiga”, destacó la experta.

“En el momento en que me empecé a vestir con ropa de mujer a mi me parecía raro y loco, y pensaba que la gente iba a rechazarme pero no”, Noam Kostucki