Farándula

El mexicano José Julián y el tico Henry Jiménez tienen un duelo bastante bravo

Artistas son grandes amigos y no pierden oportunidad para grabar juntos

Sea en el campo que sea, los mexicanos y los ticos siempre se llevarán pique.

Esto lo saben los cantantes José Julián y Henry Jiménez, quienes son buenos amigos, pero hace poco se reunieron para crear un piezón que los puso frente a frente (al menos de manera virtual).

José Julián tiene una amplia trayectoria en México y ha venido en un sinfín de ocasiones a cantar a Tiquicia y en uno de esos viajes conoció a Henry, quien es uno de los rancheros con mejor futuro en el país.

La química entre ambos se dio de una vez. Es tanta que hasta una vez los dos se pusieron a cantar en medio de los bloqueos que hubo en el país en el 2019.

“Me siento muy contento con esta amistad, siempre ha sido un gran artista y una gran persona, hemos podido trabajar varios duetos y ahora que me invitó para este duelo no lo pensé dos veces. Es un artista completo y sé que si viniera para México, podría crecer mucho”, dijo el azteca.

Mientras que el tico dijo que como el año pasado no se pudieron reunir, este era obligatorio.

“Siempre hacemos una canción por año, como el anterior José Julián no pudo venir a Costa Rica, no se hizo, pero los fans lo pedían muchísimo. A él yo lo admiro muchísimo y siempre nos hemos llevado muy bien, me ha dado bastante apoyo”, agregó el sancarleño.

El nuevo tema, llamado El Duelo, fue compuesto por el compositor tico Wagner Vargas, es en el género ranchero y los dos van cantando juntos, pero cada uno desde sus estudios.

El duelo de admiradoras quedó empate, pues los dos rompen corazones cuando están juntos.

“Siempre nos va parecido a los dos con nuestro público, nos repartimos las fans cuando nos piropean”, dijo entre risas José Julián.

La pieza se puede escuchar en las redes sociales de Henry y ya suena en algunas radios de nuestro país.

Covid lo asustó

El azteca contó que a principios de año dio positivo de coronavirus, pero por suerte no pasó a más.

“Gracias a Dios no me fue mal, pero sí me encerré, me dediqué a cuidarme y a cuidar a los demás, pero sí estaba deseando salir y distraerme un poco porque pasan muchas cosas por la mente por lo que uno ve, pero no pasó más de una simple gripe y dolor de cuerpo”, confesó.

En el caso de Henry, dice que si le dio no se ha dado cuenta y que se ha cuidado mucho porque ha tratado de hacer vida normal.