Rafael Ramos.20 abril

“Por años he estado con una persona que no sé ni cómo definirla. Se vino a vivir conmigo, la casa era mía, prácticamente la terminé de pagar yo, y él no aporta nada porque dice que esta no es su casa. Pero de todo lo que compra, aunque sea del supermercado, me pide la mitad y esto me tiene muy desilusionada. La gota que derramó el vaso se dio un día que fue a comprar pan, le pedí que me comprara unos yogures y unos días después me dijo que le debía la plata, entonces le dije que se fuera. Para colmo, ese día que se fue, fui a donde mi mamá y cuando regresé se había llevado las pantallas de la casa que yo pagué y me dijo que le parece justo por todos los sacrificios que él ha hecho”.

"Cuando regresé se había llevado las pantallas de la casa que yo pagué y me dijo qué le parece justo por todos los sacrificios que él ha hecho”, cuenta la lectora.

1. Es muy importante que una relación de pareja tenga una visión clara de lo que implica un proyecto de convivencia. Típicamente tomamos la decisión de vivir juntos por aspectos muy emocionales como el afecto, hacernos compañía, la necesidad de estar juntos y muchísimos otros elementos, pero ¿cuántas veces le entramos de frente al tema económico? Este es un eje central en cualquier proyecto de relación.

2. En una relación se tiene que tener muy claro, desde las primeras etapas, lo permitido, lo no permitido y lo negociable. En lo económico no se puede dejar pasar la libertad financiera, la solidaridad y la responsabilidad. En este sentido, no se pude vivir rogando a un adulto, tiene que formar parte de los acuerdos de una relación.

3. No solo de amor se vive. El amor sano establece acuerdos a todo nivel: tiempo, espacios, familia, economía, estudios, trabajo, responsabilidades, distribución de tareas en el hogar. Cuando estas cosas no se dejan claras, progresivamente la motivación para estar juntos se diluye, porque creamos ciclos de problemas eternos, resultado de la construcción de relaciones basadas en el afecto, como único eje, sin hablar de las expectativas de un proyecto de vida en pareja a todo nivel.

4. Frente a la realidad de las cosas, tal y como usted lo describe, es para tomar decisiones, se evalúa la viabilidad de seguir o no con una persona, se buscan soluciones y si estas no llegan se pasa a las acciones, porque no podemos vivir en la incertidumbre que genera el hecho de estar con alguien que no asume una visión de solidaridad, justicia y equidad en el marco de una relación.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr