Agencia AP.16 mayo
Seguramente los dos pequeñitos se robarán el show. Bekia
Seguramente los dos pequeñitos se robarán el show. Bekia

El príncipe Jorge y la princesa Carlota tendrán papeles importantísimos en la boda real de este sábado en Inglaterra.

El palacio de Kensington anunció este miércoles que Jorge, de 4 años, será un pajecito y Carlota, de 3, una dama de honor, en el matrimonio de su tío, el príncipe Enrique y Meghan Markle.

Ellos son los hijos mayores de Kate y del príncipe Guillermo, el hermano de Enrique. El tercer hijo de la pareja, el príncipe Luis, nació el mes pasado y no asistirá al evento que tiene a miles en expectativa.

El palacio dijo que en total habrá seis damas de honor de entre 2 y 7 años, además de cuatro pajecitos (niños que llevan los anillos) de 4 a 7 añitos.

Guillermo será el padrino de bodas. Markle decidió no tener una madrina para la ceremonia en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor.

Esta es una iglesia íntimamente ligada a la historia de la monarquía. Conocida como un lugar de reposo eterno de reyes y reinas, además de epicentro de la caballería inglesa, queda a poco más de una hora de Londres en dirección oeste. El lugar ha sido testigo de numerosas bodas reales y ceremonias oficiales.

Inspirándose en los caballeros de la mesa redonda del rey Arturo, Eduardo III fundó en 1348 la noble orden de la Jarretera, la más prestigiosa del país.

El rey eligió la capilla de Windsor como la iglesia madre de la orden y la dedicó al patrón de Inglaterra, San Jorge.

En una ceremonia anual que todavía se realiza, los caballeros de la orden entran en procesión en el templo luciendo sus mejores galas: capas de terciopelo azul y sombreros negros del mismo tejido, tocados con plumas blancas de avestruz.

La orden tiene solo 24 miembros y cada uno tiene su asiento en la iglesia adornado con su escudo de armas.

El exprimer ministro británico John Major, el rey de España Felipe VI y su padre, Juan Carlos I, así como el emperador japonés Akihito, son miembros de la orden.

La capilla fue reconstruida entre 1475 y 1528 en el estilo gótico que hoy es su seña.