Rafael Ramos.19 junio

“Mi exesposo y yo teníamos una vida tranquila. Nos casamos muy jóvenes (19 años los dos) porque quedamos embarazados y a los 32 años, ya con 13 años de estar juntos no pasada nada entre nosotros. Un día le pregunté sobre qué pensaba de nuestro matrimonio y al final de la charla nos quedó muy claro que éramos amigos y tomamos la decisión de separarnos. No me arrepiento, de hecho nos llevamos muy bien. Cuatro años después, él se casó y viaja con ella, hace muchas cosas que nunca hizo conmigo. Sé que estamos en otra etapa, pero no sé por qué no logró eso conmigo”.

Se casaron a los 19 años porque quedaron embarazados y 13 años después descubrieron que no eran felices.
Se casaron a los 19 años porque quedaron embarazados y 13 años después descubrieron que no eran felices.

1. Me alegra que su separación haya sido el resultado de una estructura de diálogo y conciliación. Cuando dos adultos se dan cuenta que la situación no da para más, hacer las cosas bien es de vital importancia para evitar mayores complicaciones. Ahora, revisemos algunas orientaciones para responder a su inquietud.

2. Tenían 19 años y se convirtieron en papás, por lo que iniciaron un proyecto de pareja y ambos siguieron estudiando, porque tenían que velar por su manutención, su trabajo, la universidad, lavar ropa, sostener una relación de pareja, hacer una familia y convertirse en padres. Todo eso es mucho peso y cuando se tienen 19 años tal vez no se tiene claro por qué queremos estar con alguien y esto a los 30 solemos cuestionarnos por qué seguimos ahí.

3. Posiblemente después de la profesionalización de ambos desaparecieron algunas carencias económicas, sobró más tiempo y hay más holgura financiera, por tanto, quizá existieron algunas libertades para hacer cosas que antes no se podían, porque los recursos estaban orientados a la manutención del hogar, de la niña y al pago de una serie de responsabilidades.

4. Es momento de tomar decisiones pues su foco de atención no debería ser lo que él está haciendo. Usted debe trabajar en pro de su desarrollo emocional, aprovechando que es un divorcio para nada complicado, respetuoso y cordial. Enfóquese en usted.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr