Farándula

“Él se molesta por todo, no habla y no contesta llamadas”

Rafael Ramos, sicólogo

“Siento que voy a ciegas con mi novio, ya que él es una persona a la que no le gusta hablar de nada. Hace unas semanas había un almuerzo familiar y le pregunté si quería ir, pero no me dijo nada, llegó el día del almuerzo y no apareció, no contestó llamadas, ni mensajes. Me fui al almuerzo y luego me reclamó de que yo siempre hago lo que me da la gana, que prefiero a la familia que a él. Él se molesta por todo, no habla, no contesta llamadas y cuando trato de hablar su respuesta siempre es: ‘usted sabe lo que está haciendo’. Estoy cansada de esta situación”.

1. Esta columna no solo es para compartir dudas y hacer un análisis en conjunto a partir de todo lo que escriben, sino que también es un espacio de formación emocional, donde se plantean perspectivas para el análisis y procurar una buena toma de decisiones.

2. Es importante que la comunicación sea clara, oportuna, efectiva, productiva, propositiva y consciente, en el marco de las relaciones interpersonales, con el objetivo de que sea desde la comunicación que se posibiliten las vías de conciliación y el disfrute en cualquier relación.

3. Cuando una persona opta por el silencio, la evasión, la indiferencia y la falta de propuestas, coloca cualquier relación en medio del desconcierto y la incertidumbre. Estos procesos tienen la fuerza suficiente para afectar la motivación de una persona y llevarlo cuestionarse si vale la pena estar en la relación.

4. Sin comunicación los temas no se resuelven, quedan heridas en el corazón, cosas sin resolver y esto carga de forma negativa una relación. Todos tienen diferentes formas de comunicarse y esto debe respetarse, pero tiene que haber una comunicación clara y efectiva, de lo contrario, la incertidumbre abruma y agobia. Sin comunicación la atracción se diluye y los sentimientos de bienestar se deterioran, dejando una carga de decepción. Sin comunicación el amor se complica.