Erick Quirós.15 enero
La Perla es más que feliz con el cambio en la última década. Cortesía.
La Perla es más que feliz con el cambio en la última década. Cortesía.

Hace 10 años el locutor de Omega, Ronny “la Perla” Zelaya ni siquiera se imaginaba que podía llegar a pesar menos de 100 kilos, ni cómo sería su vida al no tener que desgastarse buscando pantalones talla 44 o 46.

Hoy, todo es distinto para él y aunque en diciembre subió algunos kilillos por los gustos que se dio, disfruta más de su vida y de todo lo que lo rodea.

El exparticipante de “Tu cara me suena” es un ejemplo más de cómo la vida puede dar un vuelco total en tan solo una década. Pasó de sentirse mal o encerrarse en su cuarto por las bromas que le hacían, a ser una persona más segura y hasta vacilar con lo que en algún momento fue un gran problema para él.

Ronny se apuntó a ser parte del “10 years challenge” (reto de los 10 años) que consiste en subir a las redes sociales una fotografía de hace una década y compararla con una actual.

El reto se ha hecho viral y se ha expandido por todo el mundo en esta semana. Desde estrellas del cine y la música como Gloria Trevi, Jennifer López, Marc Anthony, pasando por muchos de los famositicos y hasta la gente común y “silvestre” han dado a conocer a todo cómo eran en el pasado.

“Yo ya me había resignado, había probado dietas y métodos de todo y no lograba bajar. Me afectaba mucho el sedentarismo, era algo muy complicado y ya me había dado por vencido. Jamás hubiera pensado que en diez años podría subir una foto mía sin pena”, dijo Zelaya, quien se realizó una cirugía para reducir el tamaño del estómago en el 2013.

Para él, mostrar una fotografía actual es una sinónimo de orgullo gracias a su gran cambio.

“Fue por medio de una operación, pero yo a la fecha sigo comiendo en pocas cantidades, solo que ahora lo hago más seguido. Sé que no soy flaco, pero ya no como tanto como lo hacía antes y me cuido más, hago ejercicio tres veces a la semana y ya mi vida es diferente, llena de energía, de seguridad”, comentó.

Zelaya señaló que es cuestión de actitud y de darse cuenta que los cambios en la vida se dan a diario y no cada diez años.

“Yo creo que la actitud es lo primordial porque muchas veces creemos que de la noche a la mañana se van a ver los cambios y no, hay que quererse y saber que sí se puede”, agregó.

No agüevarse

Quizá para muchos realizar el reto no sea algo muy agradable, ya que no están orgullosos de la manera en cómo lucían hace una década o cómo se ven ahora.

Según el sicólogo Rafael Ramos, este tipo de tendencias pueden llegar a causar algunas sensaciones negativas en la gente si no se les pone cuidado. Se puede prestar para hacer bullying y para que las personas lleguen hasta una posible depresión.

El experto asegura que en 10 años hay un proceso evolutivo de cada persona y eso debe verse de manera normal por lo tanto no agüevarse, pero sí ponerse las pilas si hay descontento con su vida.

“En ese tiempo pasan muchas cosas que van deteriorando a una persona, pero hay que detenerse a pensar que esas situaciones nos afectan a todos. El reto sí puede llegar a ser un referente motivacional para pensar en lo que soy, y por qué no me gusta y de una vez traducirlo en metas y objetivos”, dijo Rafa.

Metas reales

Para la nutricionista Marianela Solano lo importante es conocerse y fijarse metas que se puedan cumplir.

La actividad física, tomar agüita y escoger comida que realmente nos aporte buen contenido nutricional debe de ser algo diario.

Lo mismo piensa el entrenador personal Alonso Swirsgde, quien señaló que si a una persona se le mete en la cabeza llevar un estilo de vida saludable, no debe de esperar diez años, pues es cuestión de meses, pero despacito y con buen letra.

“Hay que quererse un poco más, de diez personas que llegan solo unas tres pueden seguir al cabo de unos meses porque no se mentalizan ni se motivan, quieren los cambios casi que de inmediato y eso es imposible, hay que saber esperar que conforme pasen los meses se van a ir viendo resultados”, afirmó el excombatiente.