Erick Quirós.21 agosto

A ocho años de la muerte de la cantante Amy Winehouse, su esposo Blake Fielder-Civil se ganó el repudio de los fans de la artista y del público en general al darse a conocer que intentó sacarle plata a unas fotos íntimas que tenía de la intérprete inglesa.

Amy y Blake eran una pareja tóxica. AP.
Amy y Blake eran una pareja tóxica. AP.

Según el diario británico The Sun el tipo estuvo tanteando precios por unas imágenes que nunca han salido a la luz. Incluso se habla de fotos privadas de la pareja.

El propio diario denunció las intenciones de Fielder-Civil, puesto que el acercamiento se dio primero por parte del periódico, no obstante, con fines distintos a los que propuso el sujeto.

“Quiero una tarifa… tengo muchas fotos no vistas de Amy y yo. (...) Les contaré todo lo que sucedió y hablaré sobre la familia, en especial de Mitch (padre de la cantante)”, propuso Blake según la publicación del diario.

The Sun reveló que Blake sigue viviendo a expensas del patrimonio de su fallecida esposa al punto de que planea actualmente escribir un libro sobre su vida. La familia de Amy, que fue alertada sobre la posible difusión de las fotografías íntimas, aseguró que Fielder-Civil es un “completo hipócrita”.

Ambos mantuvieron una relación tóxica que duró por varios años. La pareja contrajo matrimonio en el 2007, en Miami, y a partir de ese momento Amy empezó a consumir drogas con mucha frecuencia, puesto que su esposo ya era un adicto.

La vida de la cantante se tiñó entonces de múltiples escándalos, que comprendían agresiones físicas por parte de ambos y consumo excesivo de heroína, crack, cocaína y alcohol. Además de su adicción a los narcóticos, Winehouse sufría de bulimia, por lo que se vio forzada a cancelar varios conciertos en el Reino Unido debido a la sensación de agotamiento que padecía.