Redacción .Hace 4 días

Muchos piensan que a un famoso todo lo que haga le va a funcionar, pero no es así. Por más dinero que tenga o por más conocido que sea, la justicia estadounidense no perdona y si no que lo diga el famoso rapero Kanye West.

Kim Kardashian y Kanye West. AFP.
Kim Kardashian y Kanye West. AFP.

El artista pretendía revolucionar el mercado inmobiliario en Los Ángeles, Estados Unidos con su nuevo proyecto de “casas iglú” en la ciudad de Calabasas.

El marido de la modelo y empresaria Kim Kardashian había comenzado la construcción de unos prototipos de viviendas futuristas dentro de un enorme lote del que es propietario.

Un proyecto con el que pretendía crear una “comunidad igualitaria”. Su objetivo era vender estas construcciones de vigas de madera a un precio muy económico.

Sin embargo, en unos días, tan solo van a quedar los escombros de este sueño. Y es que desde el principio todo pintaba a que no iba a salir como el solista lo esperaba.

De primera entrada los vecinos se quejaron de los ruidos de las obras, que no cesaban ni un día. De lunes a domingo se realizaban los trabajos, a pesar de que los domingos está prohibido.

Además, de acuerdo con el Departamento de Obras Públicas de la ciudad, el cantante no habría solicitado los permisos necesarios para construirlas, así que el rapero tendrá que derribar las chozas a más tardar este domingo.