Erick Quirós.9 septiembre
Allan lleva más de 15 años dejando a las chicas como verdaderas reinas. Foto: Cristina Solís Cabrera
Allan lleva más de 15 años dejando a las chicas como verdaderas reinas. Foto: Cristina Solís Cabrera

El estilista Allan Carey tiene más de 15 años de chinear, cuidar y hasta aconsejar a las modelos más conocidas de nuestro país y, al igual que todo mundo, ha tenido que adecuarse a la nueva normalidad por la pandemia.

El vecino de Alajuelita cuenta que este tiempo, en que la invitación es a quedarse en casa, ha permitido que gran cantidad de mujeres, y hasta algunos hombres, restauren su cabello y descansen el rostro después de tantos tratamientos a los que se someten para verse impecables en los distintos eventos sociales.

Carey, quien es el estilista oficial del concurso Summer Girl desde hace cinco años, afirma que tanto el pelito como la piel necesitan estar al natural en alguna época y estos días de pandemia han servido para eso.

“La cuarentena ha permitido que muchas descansen su cabello y rostro. A las chicas del modelaje se les ha recomendado descansar y hacerse tratamientos capilares para restaurar, regenerar y reconstruir el cabello, muchas se lo hidratan al igual que el rostro. Esto de la pandemia también permite que el estilista esté más cerca de los clientes, en un trato más personalizado, he ido a lugares donde me recibe una burbuja y atiendo desde la abuelita hasta la más pequeña, porque a todas les gusta verse bien.

Carey va a las casas y se termina convirtiendo en psicólogo. Cortesía.
Carey va a las casas y se termina convirtiendo en psicólogo. Cortesía.

“Lo que piden ahora más que todo es cubrimiento de canas, como casi no se puede salir a los salones, la gente se siente más cómoda con que el estilista vaya a la casa, los atienda y tenga un trato más personalizado, igual con los varones, que están acostumbrados a ir a las barberías”, contó.

El experto cuenta que el tema de la imagen es algo que a la gente la motiva, a pesar de vivir en tiempos complicados por el covid-19.

“He llegado a casas donde la gente está peleada y se siente medio tenso el ambiente, pero terminan contentos al ver el resultado del cabello. Eso las desestresa y las hace olvidarse por un momento del problema que tengan, eso las anima mucho. Hay lugares lejanos donde me he tenido que quedar y me cuentan toda la vida y secretos, sienten mucha confianza conmigo”, aseguró Allan.

El estilista señala que está seguro de que muchas de sus clientes que se dedican al modelaje saldrán relucientes una vez que puedan volver a trabajar en eventos sociales.

Si usted desea contactarlo y darse un chineo puede contactarlo al número 7213-6883 o en sus redes sociales.