Por: Sergio Alvarado.   5 junio
Minor Alvarez se convirtió en la gran figura de Escazuceña en estas series finales de la Liga de Ascenso. Foto Jeffrey Zamora

Un dicho futbolero afirma que los porteros no ganan partidos, solo los salvan, como si esto fuera poco.

En el equipo Juventud Escazuceña el arquero Minor Álvarez se está encargando de contradecir la frase porque lleva tres goles anotados y dos tandas de penales en las que ha sido protagonista.

Minor se ha vuelto la figura indiscutible en los últimos cuatro juegos para llevar al club a la final del Clausura en la Liga de Ascenso.

Siempre que un portero hace estas cosas sorprende, no se espera que aparezcan en esta área, pero en el caso de Minor hay una explicación: especialistas de los que ha ido aprendiendo.

Wálter Centeno, Alonso Solís y José Carlos “Pepe” Cancela son los maestros de los que agarró bolados en Saprissa y en Pérez Zeledón para patear penales y hacer tiros libres.

"Cuando estuve en Saprissa siempre practiqué penales y tiros libres, lo hacía con Wálter y con Alonso para atajarles a ellos, porque también me quedaba de portero.

“Yo los escuchaba, veía lo que hacían, me acercaba para ver cómo le pegaban y les preguntaba. Cuando estuve en Pérez Zeledón me quedaba con Cancela entonces uno va sumando experiencia e información”, explicó.

El tiro libre que terminó adentro ante Consultans es el fruto de mucho trabajo y práctica. Foto Jeffrey Zamora

En la serie de cuartos de final, ante Barrio México, Minor anotó de penal en los dos partidos. El miércoles salvó a su equipo con un pepino de tiro libre ante Consultants Desamparados, la mejenga se empató a uno y tuvo que llegar la serie de penales, en la cual atajó dos cobros. El hombre ha hecho de todo.

Mucha confianza

Durante la fase regular, antes del parón por la pandemia, Minor ya había anotado otro lanzamiento de penal contra Curridabat. En este torneo ya lleva cuatro goles, más que muchos delanteros del fútbol nacional.

Antes del parón, el equipo falló dos penales seguidos, por lo que el técnico Cristian Salomón le dio permiso a Álvarez para que se encargara él debido a su iniciativa.

“Yo siempre tuve esa espinita de hacer estas cosas. Creo que muchos porteros nos imaginamos esto, pensamos cómo sería, en los entrenamientos muchas veces me quedaba (practicando), pero de eso no pasaba, hasta ahora que el entrenador y los compañeros me han dado la confianza.

“En cada uno de los equipos en los que he estado he tenido a muchos jugadores de experiencia que cobran esas faltas. Ahora ya sé lo que puedo hacer, solo ocupaba intentarlo, ahora hay que mantenerlo y perfeccionarlo. Es una herramienta que tengo sobre otros arqueros”.

A otros que ha estudiado y visto mucho es al brasileño Rogerio Ceni, quien tiene el récord como el portero con más goles anotados en el mundo, con 131; también al paraguayo José Luis Chilavert y al colombiano René Higuita.

Además de goles, Minor Alvarez también ha destacado en las series de penal atajando dos penales en dos series seguidas. Foto Jeffrey Zamora

Álvarez explica que mandarse a tirar un penal o un tiro libre es un acto temerario de parte de un portero. En caso de fallarlo o de haber un rebote, el marco está pelado y un contragolpe puede ser letal.

"En el partido ante Consultants un compañero ya tenía el balón para hacer el tiro libre, igual como en el primer penal (contra Barrio México) y llegar yo desde atrás, que me den el balón a mí, es muy gratificante. Muestra la confianza que me tienen”, explicó.

A la sorpresa que sienten los rivales cuando lo ven llegar para tirar también le sacó provecho porque generalmente los porteros estudian a los penaleros o cobradores habituales, pero nunca a otro portero. Eso le da cierta ventaja.

“Imagino que ya estarán muy pendientes de eso, ya no será tanta sorpresa, debo estar todavía más concentrado, consciente de que no puede haber margen de error”, agregó.

Por ahora su objetivo es llevar al cuadro escazuceño a la primera división y entonces buscar hacer su primer golcito en esa categoría.

Recibir la pecosa para patear un penal es un ejercicio de mucha personalidad para el meta. Foto Jeffrey Zamora
El rival
El rival de Juventud Escazuceña en la final del Clausura 2020 será Sporting, que este jueves le pasó por encima a la Asociación Deportiva Guanacasteca al golearla 5-0 y liquidar la serie 6-0 en el global. Si el cuadro del cantón central gana esta serie ascenderá de manera directa a la primera división por haber ganado el torneo Apertura en diciembre del 2019.