Silvia Núñez.25 julio, 2017
El musculoso asegura que volvió a nacer y que en lo primero que pensó fue en su hija cuando escuchó los disparos. Cortesía A. Huertas
El musculoso asegura que volvió a nacer y que en lo primero que pensó fue en su hija cuando escuchó los disparos. Cortesía A. Huertas

El famoso "Chompolón" del desaparecido programa Combate por poco y muere en un intento de bajonazo que le hicieron el sábado en la noche.

Alonso Huertas, quien formó parte del equipo azul, está contando el cuento de puro milagro pues los delincuentes le dispararon más de 30 veces.

El musculoso volvía de dejar a unos amigos en el centro de Alajuelita, a eso de las 10:30 p.m., cuando al llegar a la comunidad de Tejarcillos se topó con lo peor.

"Venía suave, como a 40 por hora, porque venía mensajeando, cuando sentí que me golpearon la ventana. Eran dos sujetos en moto y me dijeron: 'hijueputa, estaciónese, deme el carro'. Mi reacción fue tirarles el carro, la moto quedó debajo y cuando metí reversa para intentar escapar apareció otro sujeto al frente y me mandó dos tiros a matar. Iban directo a la cabeza y al pecho", narró el también bailarín.

El carro del bailarín quedó como un colador, todo agujereado. Cortesía A. Huertas
El carro del bailarín quedó como un colador, todo agujereado. Cortesía A. Huertas

Para suerte de Alonso los disparos no atravesaron el parabrisas y como si se tratara de una película de acción, "Chompolón" aceleró y escapó.

Terrible angustia 

Cuando creyó que ya lo peor había pasado se dio cuenta de que no. Al ver por el retrovisor descubrió que lo seguían otras tres motocicletas, con dos ocupantes cada una.

Los bichos empezaron a dispararle para que se detuviera o, bien, para matarlo por haber herido a los otros dos asaltantes.

En medio de la zozobra, el excombatiente decidió tomar hacia los Hatillos, donde pasó su infancia pues sabía que ahí podía perderlos.

"Fueron como treinta detonaciones. Iban a matarme. Lo primero que pensé fue 'tengo que salir de aquí a como dé lugar' y por mi cabeza solo pasaba la imagen de mi hija, ni la flaca (su esposa, Liz Delgado) ni nadie más, solo mi hija Ericka (de 6 años)", recordó.

En el parabrisas delantero quedaron los dos tiros que iban llenos de las peores intenciones. Cortesía A. Huertas
En el parabrisas delantero quedaron los dos tiros que iban llenos de las peores intenciones. Cortesía A. Huertas

Cuando logró perderlos, Alonso se fue a refugiar a la casa de sus padres (él vive en Santa Ana), desde donde pudo llamar a la Policía para presentar la denuncia.

Los agentes judiciales se encargaron de examinar el carro y adentro encontraron varios casquillos. En todo el trayecto de la persecución, que fueron unos cinco kilómetros, la Policía encontró más de 30 casquillos de bala.

 "El oficial del OIJ me dijo que mi carro llama la atención por todo lo que tiene puesto (por las extras que le ha metido) y que por la forma de disparar de frente significaba que ya no estaban pensando en el carro sino en la intención clara de matarme", agregó.

Pese a los múltiples disparos ni un solo proyectil logró tocarlo. Alonso está convencido de que su ángel guardián supo protegerlo. A lo mejor el ángel iba con el equipo azul. 

La Policía encontró ocho casquillos de bala dentro del carro del excombatiente. Cortesía A. Huertas
La Policía encontró ocho casquillos de bala dentro del carro del excombatiente. Cortesía A. Huertas
Sin saber qué hacer 

Justo un día después de la balacera, la Policía lo contactó para informarle que habían atrapado a dos sujetos que viajaban en moto y que intentaron cometer un bajonazo en el mismo trayecto donde él había sido atacado.

Como el Poder Judicial se encuentra en huelga, Huertas no ha podido hacer la denuncia formal ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para ver si los sujetos que detuvieron estarían involucrados en su caso.

A "Chompolón" esta amarga experiencia  le servirá para valorar más la vida y para pensar muy bien qué hacer con su carro.

El vidrio trasero quedó completamente reventado. Cortesía A. Huertas
El vidrio trasero quedó completamente reventado. Cortesía A. Huertas

"Muchos me aconsejan que lo cambie o que le quite los distintivos para que no sea tan llamativo. El carro está todo polarizado, yo no tengo problemas con nadie y era casi imposible que me reconocieran, por eso estoy pensando qué hacer cuando me lo entreguen", mencionó.

Alonso indicó que por suerte viajaba solo cuando se dio el intento de bajonazo y que no iban con él su esposa o su hija.