Farándula

Expolicía se hizo millonario con aplicación de citas para gais

Le dio vida a la aplicación Blued, la más famosa entre la comunidad gay de China

Escuchar este artículo

Ocho años después de dejar la policía, Ma Baoli dirige la mayor aplicación de citas para homosexuales de China, la cual cuenta con 58 millones de usuarios y ya cotiza en la bolsa de Nueva York.

Desde su sede en Pekín, con grandes ventanales al estilo Silicon Valley, el antiguo policía recuerda lo que escribían los sitios chinos que consultaba en el año 2000: “los gais son pervertidos” o, en el mejor de los casos, “enfermos que deben recibir tratamiento”.

“Me sentí muy solo después de haber tomado conciencia de mi orientación sexual”, cuenta el empresario, de 43 años, que en aquella época era policía en una pequeña ciudad costera del norte del país.

Por eso puso manos a la obra y creó la aplicación Blued, la más famosa entre la comunidad gay de ese país.

La casa matriz de Blued, BlueCity, entró en la bolsa de Nueva York en julio, recaudando $85 millones. Un éxito sorprendente para una empresa de un país considerado socialmente conservador.

BlueCity todavía no ha obtenido ningún beneficio, aunque la inscripción a Blued es paga desde 2016, año en que también apareció la publicidad.

La aventura de Ma Baoli comenzó con un blog a principios de los años 2000, Danlan.org, donde usaba un seudónimo pues en aquella época, los homosexuales no tenían lugares de encuentro en China.

“La gente se daba cita escribiendo en las paredes de los baños”, cuenta. “Todos tenían miedo de ser descubiertos. Pensé en abrir una página web para decirle a la gente como yo que no son seres inferiores, que no hay razón para pensar en el suicidio”, recuerda Ma, quien en ese tiempo estaba casado.

Poco a poco, su blog se convirtió en un foro popular entre la comunidad LGBT, con artículos, consejos y relatos.

Ma Baoli dejó las fuerzas del orden en 2012 y ese mismo año lanzó Blued, con la que gana millones.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.