Farándula

Fabrican Barbie en homenaje de la cocreadora de la vacuna AstraZeneca

La científica Sarah Gilbert dice que espera que su muñeca inspire a más jóvenes a estudiar en el campo de la ciencia

El fabricante de juguetes Mattel anunció el lanzamiento de una muñeca Barbie en homenaje a la científica británica Sarah Gilbert, cocreadora de la vacuna Oxford/AstraZeneca contra el covid-19.

La profesora de vacunología de la Universidad de Oxford al inicio encontró la iniciativa “muy extraña”, pero dijo en un comunicado que espera que “inspire a una próxima generación de jóvenes a trabajar en el campo de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas”.

“Espero que los niños que vean mi Barbie se den cuenta de lo vitales que son las carreras científicas para ayudar al mundo que nos rodea”, dijo la profesora, quien en junio fue galardonada por la reina Isabel II por su servicio a la salud pública y la investigación médica.

Más de mil millones de muñecas Barbie se han vendido en el mundo desde que Mattel la lanzó hace 60 años. Frente a las críticas a la imagen superficial del juguete, la marca ha diversificado sus modelos en los últimos años.

Además, se revelaron cinco nuevos modelos en honor a las mujeres que trabajan en el campo de la ciencia.

Estos modelos de colección, que no serán vendidos a gran escala, representan a las estadounidenses Amy O’Sullivan, enfermera de urgencias del hospital Wycoff (Nueva York), y Audrey Cruz, doctora en Las Vegas, quien lucha contra la discriminación.

También a Chika Stacy Oriuwa, doctora canadiense; a Jaqueline Goes de Jesús, científica brasileña que lleva a cabo investigaciones biomédicas, y a Kirby White, doctora australiana cocreadora de una bata reutilizable para el personal de salud.

Pese a que el reconocimiento de Sarah Gilbert cobra importancia ante la lucha contra el Covid-19, la investigadora se ha dedicado a la búsqueda de erradicar otras epidemias, a través de la vacunación, como es el caso de la malaria, el ébola y la influenza.

Los aportes de la catedrática ha sido tales que varias de las vacunas desarrolladas en su laboratorio se han convertido en ensayos clínicos y, posteriormente, en algunos de los preparados más efectivos para proteger a la población, como es el caso de la ChAdOx1-S (AstraZeneca).