Erick Quirós.20 junio
Gamuza se robó el corazón de todos los fans de Cebollitas. Cortesía.
Gamuza se robó el corazón de todos los fans de Cebollitas. Cortesía.

En los últimos días nos dimos a la tarea de buscar, encontrar y hablar con algunos personajes de la recordada serie del noventa Cebollitas, la cual se ha puesto de moda nuevamente durante esta cuarentena.

Sin duda, uno de los que más cariño se ganó por parte de los fans de la telenovela fue el pequeño Gamuza, un chamaco que sacaron de las calles, maleducado y bromista, pero también tierno y con buenos sentimientos hacia los mayores, los animales y sus amigos.

El encargado de darle vida a ese niño fue Brian Caruso, hoy de 32 años y quien todavía guarda muchos rasgos del cebollita que conquistó la televisión y que incluso se llevó el importante premio Martín Fierro, como mejor actuación infantil en 1998.

Actualmente Caruso trabaja en una empresa de cómputo, pero afirma que aunque su vida hoy es otra, no hay momento en que no le recuerden la gran aparición que tuvo en ese programa cuando apenas tenía ocho años.

Brian Caruso no ha cambiado mucho del de hace 23 años. Instagram.
Brian Caruso no ha cambiado mucho del de hace 23 años. Instagram.

–¿Qué hizo después de Cebollitas?

De inmediato me incorporé a Muñeca brava, que también fue un éxito en muchos lugares. Después he hecho series, teatro, radio, una película. Y ahorita no estoy en el medio, pero sigo haciendo cosas independientes.

–¿Es tan seguidor de Boca como lo era en la serie?

Sí, a Boca lo llevo en el corazón. Recuerdo cuando íbamos con Diego (Maradona) a la cancha y era hermoso, ahora cuesta más porque hay mucha violencia.

–¿Cómo era esa convivencia con Diego por medio de Dalma (la hija), que también estaba en Cebollitas?

Él era una persona maravillosa y digo era porque no volví a tener relación con él, pero siempre fue muy atento, me quería mucho porque tal vez le hacía recordar a él cuando empezó en Cebollitas, que la categoría en la que él empezó a jugar y porque le decían Pelusa y a mí Gamuza.

–¿Cómo fue que llegó a la serie?

Yo arranqué en el capítulo cuatro y fue porque hice casting el último día. Cuando llegué, el hijo del productor le dijo a mi mamá que ya habían cerrado, pero accedió a verme y cuando lo hice, según me contó, quedó sorprendido porque le mostré a Gamuza, así como era, que molestaba, insistente. De una vez llamó al autor, Enrique Torres, para que me fuera a ver y le insistió porque decía que valía la pena. Cuando me vieron me citaron para el otro día y pude entrar, de hecho, mi primera escena la tuvieron que editar porque era limpiando el parabrisas de Lucero y como era tan pequeño no llegaba ni a eso.

En el 98 ganó el premio a mejor actor infantil de Argentina por su papel en Cebollitas. Instagram.
En el 98 ganó el premio a mejor actor infantil de Argentina por su papel en Cebollitas. Instagram.

–Entró después, pero se convirtió en uno de los preferidos...

Para mí les gustó el personaje por la historia de vida que tenía, era un chico de la calle pero que quería tener una familia, amigos y jugar a la pelota.

–¿Qué tanto se parecía Gamuza a Brian?

Mucho, sí era bastante rompebolas (que jodía), siempre supe que quería actuar y esa forma de ser me ayudó a la hora de mostrarlo en pantalla con mi personaje.

–¿Cómo fue la experiencia cuando vinieron a Costa Rica?

Hermosa, siempre me gustó mucho que el Parque Diversiones de allá se llamaba así, que no le pusieron otro nombre y eso lo recuerdo. A mí me encantó su país, de hecho es uno de los lugares que muero por volver por el cariño que nos dieron, fue una locura.

–Mariana Rubio, quien hacía de Roxana, dijo que ella se sentía como Madonna, ¿cómo quién se sentía usted?

Como uno de los Beatles porque nos trataron muy bien, a la fecha hay fans de allá que me escriben y me piden que vaya para conocerme, si fuera por mí voy y me quedo en la casa de todos ellos.

–¿Cómo eran las grabaciones de los partidos?

Era difícil porque todo estaba en el guion, ahí nos decían quiénes íbamos a hacer los goles en cada capítulo, claro a veces los otros equipos jugaban en serio y costaba, además ellos sí eran de escuelas de fútbol y nosotros no, éramos actores que nos ponían a jugar, en mi caso no me gustaba mucho jugar.

–¿Le quitó la infancia ser actor tan pequeño?

Mirá, creo que un poco, porque durante dos años que duró la serie viví a mil por hora, se grababa casi todos los días durante muchas horas y hay partes que uno no se acuerda, pero es algo que se disfruté mucho.

–¿Guarda amistad con alguno de los Cebollitas?

Amistad creo que no porque había diferencia de edades, siempre fui el más pequeño y no hubo casi ninguno de mi edad, ahora con el tema de las redes sociales he podido hablar con algunos y siempre que puedo veo los en vivos de los chicos.

–¿De dónde sacaba las canciones asquerosas?

Esas me las escribían y yo les metía el ritmo

–¿Cómo fue eso de que en algún momento se pensaba que Messi era Gamuza?

Salió de un meme de esos que hacen en redes y que se van a otros países, para mí era muy gracioso porque la cara de Messi era medio parecida a la mía cuando era chico, pero bueno, yo lo tuve claro que no lo era.