Lucía Astorga.18 febrero, 2018

La presentadora de televisión Glenda Peraza le dedicó a su hija una larga y conmovedora publicación en Instagram, en la cual también hace referencia a su visión del papel que debe tener una madre en el desarrollo de sus retoños.

"La buena Madre es aquella que se va volviendo innecesaria con el paso del tiempo", escribió la rubia.

Peraza señaló la dificultad que a veces tiene para dejar de sobreproteger a su hija adolescente y dejarla experimentar lo bueno y malo que tiene este mundo.

"Ha llegado la hora de reprimir el impulso natural materno de querer colocar el pichón debajo del ala, protegido de todos los errores, tristezas y peligros. Es una ardua batalla, lo confieso", expresó.

Eso sí, la modelo aclaró que ser "innecesaria" no es ser una mala madre, significa "no dejar que el amor incondicional de madre, que siempre existirá, provoque vicio y dependencia en los hijos, como si fuera una droga, a tal punto, de que que ellos no sean capaces de poder ser autónomos, confiantes e independientes".

"Lo que ellos necesitan es tener la seguridad de que estaremos con ellos, firmes, en el acuerdo o en la divergencia, en el triunfo o en el fracaso, prontas para el mimo, el abrazo apretado, y el consuelo en los momentos difíciles", agregó.

Glenda decidió acompañar la carta a su "mariposa", como le dice a su hija de cariño, con una fotografía en la que ambas aparecen posando juntas, vistiendo el mismo estilo de vestido.

Rápidamente el post se llenó de comentarios de muchas mamás que se identificaron con las ideas expresadas por Peraza.

La buena Madre es aquella que se va volviendo innecesaria con el paso del tiempo. Ha llegado la hora de reprimir el impulso natural materno de querer colocar el pichón debajo del ala, protegido de todos los errores, tristezas y peligros. Es una ardua batalla, lo confieso. Cuando empiezo a debilitarme en la lucha para controlar la supermadre que todas tenemos dentro, me acuerdo de la frase del título. Si realicé mi labor de madre correctamente, tengo que volverme innecesaria. Y antes que alguna madre me acuse de desamor, explico qué es lo que significa eso. Ser "innecesaria" es no dejar que el amor incondicional de madre, que siempre existirá, provoque vicio y dependencia en los hijos, como si fuera una droga, a tal punto, de que que ellos no sean capaces de poder ser autónomos, confiantes e independientes. Deben estar prontos para trazar su rumbo, hacer sus elecciones, superar sus frustraciones y cometer sus propios errores también. Con cada fase de la vida, una nueva pérdida es un nuevo logro; para las dos partes: madre e hijo. El amor es un proceso de liberación permanente, y ese vínculo no deja de transformarse a lo largo de la vida. Hasta el día en que los hijos se vuelven adultos, constituyen su propia familia y recomienzan el ciclo. Lo que ellos necesitan es tener la seguridad de que estaremos con ellos, firmes, en el acuerdo o en la divergencia, en el triunfo o en el fracaso, prontas para el mimo, el abrazo apretado, y el consuelo en los momentos difíciles. Los padres y las madres, solidariamente, crían a sus hijos para que sean libres. Es ese el mayor desafío y la principal misión. Cuando aprendemos a ser "innecesarios", nos transformamos en un puerto seguro donde ellos puedan atracar. A quien ames, dale: -Alas para volar. -Raíces para volver. -Motivos para quedarse. *Desconozco al autor. Para ti mi dulce mariposa 🦋 @kikiberryperaza Yo bendigo hoy y siempre tu caminar, mi mirada y confianza están siempre en Dios 🙌🏻🦋♥️. Unidas por siempre...aún cuando sólo sea una estrella en el cielo. Quiero verte volar más lejos que yo. ¡Un día a la vez! #undiaalavez #bendicida #amoreterno #amordemadre #mariposa #libre

A post shared by Glenda Peraza (@glendaperaza) on