Francesca Chinchilla.7 enero

“¿Qué daño hice yo con estar vacacionando con mi familia? No entiendo… no puedo entender qué derecho le da a otro ser humano para decir que si yo estoy operada o no estoy operada. ¡Qué impresión! A mí me duele el corazón esas cosas y me da mucha risa que la gente le preocupe que si está bien que me ponga a mi edad un vestido de baño”.

Esto compartió la expresentadora Glenda Peraza en varios videos en sus redes sociales.

Resulta que la comunicadora andaba de vacaciones con su familia y compartió varias fotografías en traje de baño y donde se le puede apreciar un tonificado cuerpazo. Ante esto, un grupo de seguidores comenzó a criticar alejando que está ‘operada’, por lo ella decidió enviarles un mensajito.

“A quién le importa, ¿Quién me mantiene a mí? Yo me mantengo, yo trabajo demasiado. No le debo nada a nadie, tengo la conciencia tranquila… yo no estoy operada y no estoy operada porque no me da la gana. Los que trabajamos en esto tenemos la oportunidad de hacernos miles de cosas porque hay ofrecimientos todos los días, pero no estoy operada porque me da la gana”, dijo la seguidilla de video que compartió en las historias de su cuenta de Instagram.

Peraza aclaró que la única cirugía que tiene es una reducción de senos, ya que naturalmente los tiene muy grandes por herencia familiar, a la cual se sometió hace cinco años.

“Si yo me hubiera operado la panza ¡Lo digo! Quién me va a venir a mí a decir, a los casi 45 años, qué hacer y qué no hacer. Yo no le tengo que pedir permiso a nadie, yo soy dueña de mi cuerpo y de mis acciones, y si lo hiciera a quién le perjudica. Yo no le he pedido prestado a nadie, es más, hasta al banco solo dos veces le he pedido prestado y le he pagado puntualmente para cosas que ameritan en mi vida”, dijo.

Peraza afirmó que las personas que la conocen saben que siempre ha tenido la misma contextura y el mismo peso. Además, invitó a los que despotrican en redes para ver sus fotos de años atrás, esto para que se den cuenta de que sigue siendo la misma.

“Yo no tengo plata para eso y si quisiera me sale hasta gratis, pero no me da la gana, no creo que lo necesite en este momento y si lo llegara a necesitar a quién le importa”, recalcó.

Ella además aseveró: “Si usted como ser humano tiene compasión, es tan defectuoso como yo, y está tan necesitado de la misericordia diaria de Dios, no creo que se de las personas que comente y fomente la maldad, el odio, la crítica; el condenar y señal, sin ni siquiera conocer al ser humano… el hecho de que uno siga a alguien, no quiere decir que lo conozca como ser humano”.

En la grabación, Peraza aclara que las críticas malintencionadas no le quitan nada y aprendió a verlas de otra manera, aunque dijo que le afecta mucho cuando inventan algo y la juzgan a ella o a otra persona pública.

“Me asusta y me entristece enormemente el pensamiento, sobretodo de muchísimas mujeres. Me abruma y me da tristeza ver como una mujer ataca a otra, simplemente porque no comparte su credo, no viste como ella quisiera vestir, no pesa lo mismo que ella pesa, no como lo mismo que come, o no ha pasado por donde ella, entonces la justa, la etiqueta y la condena. Eso me alarma porque yo tengo hija, soy madre, tengo una mamá y muchas mujeres a mi alrededor”, comenta.

La expresentadora reveló que las vacaciones las había planeado con tiempo. También contó que fueron muy especiales para ella, ya que compartió con una persona muy cercana a ella y que luchó contra el cáncer todo el 2018.

Reveló secreto para tener un cuerpazo

Si usted es de las que admira la figura que tiene Peraza a los casi 45 años, pele el ojo y tome apuntes porque reveló el secreto.

“¿Qué es lo que hago para verme bien? Porque ustedes son los que están diciendo que yo me veo bien. Cuando cumplí 40 tuve la conciencia de hacer ejercicios con disciplina, pero en el 2018 yo tuve una conciencia de la alimentación como nunca, primero porque salí alérgica al gluten… nunca he hecho una dieta porque no me gusta, pero sí elimine dos cosas de mi vida y este es “el gran secreto de Glenda Peraza” y el porqué usted me ve tan diferente el cuerpo pensando lo mismo: elimine el pan porque tiene gluten y el arroz porque es mucha harina”, dijo.

La macha también contó que estaba harta de todos los sistemas de ejercicios que son carísimo y que tenía que pagar membresía y matrícula, por lo que poco a poco se fue creando un gimnasio en casa y desde ahí hace todo para estar sana y lucir una esbelta figura.

“¡Si usted quiere un cambio, pues entonces hay que hacer un sacrificio mamita!”, concluyó.