Redacción .18 octubre
Las Estefan emiten un capítulo cada semana donde hablan sin ocultar secretos sobre la familia. Captura de video
Las Estefan emiten un capítulo cada semana donde hablan sin ocultar secretos sobre la familia. Captura de video

Las mujeres de la familia Estefan iniciaron a principios de este mes una versión latina del programa de Facebook Watch, “Red table talk” (Charla de mesa roja): The Estefans, que ha dado mucho de qué hablar.

La cantante Gloria Estefan, un icono para la comunidad LGBTQ+, su hija Emily, de 25 años, y su sobrina Lili Estefan, presentadora de “El gordo y la flaca”, se sinceran y sacarán su lado más íntimo durante ocho episodios.

El segundo episodio, emitido el viernes anterior, dejó a más de uno con la peluca parada pues hablaron de cuál fue la reacción de la intérprete de “Mi tierra” cuando su hija le contó que es lesbiana y cómo esto afectó su relación por un tiempo.

En esta ocasión, “nos reunimos como familia para analizar los desafíos a los que nos enfrentamos después de que yo saliera del armario”, explicó Emily.

"Si le dices a tu abuela y ella muere, la sangre está en tus manos", recordó Emily cuando le contó a su madre que le gustan las mujeres. Captura de video

El momento difícil del programa llegó cuando la joven recordó el dolor que sintió, que marcó su vida y la distanció de su madre porque esta le recomendó de guardar en secreto su sexualidad para proteger a su abuela.

“Yo estaba como: ‘Oye, estoy enamorada de esta chica’. Y lo primero que dijiste fue: ‘Si le dices a tu abuela y ella muere, la sangre está en tus manos’. Simplemente no estaba lista para eso, porque entiendo que la abuela era mayor, pero me hiciste sentir mal. Escóndelo, no está bien.

“Así que ahí es donde empezó mi dolor. Nunca voy a olvidar eso”, añadió entre lágrimas la pequeña de los Estefan.

La cantante aseguró que su intensión era darle tiempo a su madre para que la noticia no la tomara desprevenida.

“En mi cabeza solo podía pensar que si se lo contaba a mi madre y a ella le sucedía algo, Emily se sentiría culpable eternamente y pensaría que había sido la responsable de lo que fuera que pudiese pasar. No quería que mi hija relacionara su sexualidad con una hipotética enfermedad de su abuela”, dijo Gloria.

A pesar de esta confesión, Emily admitió que solía estar avergonzada, y que vivió asustada por mucho tiempo, pues no quería estar expuesta en redes sociales, lo que la llevó a momentos muy duros en los que incluso contempló el suicidio.

“Las cosas a las que me enfrentaba en ese momento eran tan paralizantes que no podía ver nada más que el dolor”, admitió.

La joven además cuestionó a su madre y a su tía acerca de cómo era posible que no supieran sobre su sexualidad.