Rafael Ramos.11 agosto, 2019

“Conocí a una persona con la que tengo una muy bonita relación y ambos sentimos una fuerza química impresionante, pero ambos tenemos pareja. No puedo decir cómo nos involucramos, solo que las cosas fluyeron. Ella y yo estamos mal en nuestras relaciones de pareja y es muy lindo estar a su lado, por lo que no sé cómo manejarlo”.

"Ella y yo estamos mal en nuestra relación de pareja pero es muy lindo estar a su lado y no sé cómo manejarlo”, dice nuestro lector.

1. Todos están expuestos a encontrarse con otras personas con las que de una u otra forma puedan desarrollar química, interés, admiración y atracción, por múltiples razones. Necesariamente esto no es el resultado de una necesidad personal o de un proceso de frustración dentro de una vida en pareja, simplemente aparece alguien interesante y que llama la atención.

2. Frente a este proceso lo que corresponde es ubicarse, reconocer y asimilar que esto es única y exclusivamente una relación de amistad, en la que no se transgreden los límites de la prudencia para no provocar situaciones que enreden las ideas y las emociones.

3. En tanto haya dos adultos conscientes de su agrado y que sostengan y mantengan una relación de amistad sana, sin ir más allá de las fronteras que cada uno ha decidido para sus vidas se pueda mantener una relación adecuada. Deben tener claridad de los límites de una amistad y las decisiones tomadas.

4. Si alguno de los dos o ambos rompen esta frontera provocando que haya un contacto físico sugestivo, una comunicación que crea nuevas sensaciones y emociones, es decir, se transgreden los límites, pues habrá que tomar distancia. Los adultos se ubican, esta es la norma y deben manejar las cosas sin tener ninguna afectación personal y para que puede existir una amistad sana. Pero si estos procesos no se respetan es complicado para ambos y les tocará tomar decisiones.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr