Por: Silvia Núñez.   31 enero
La prueba de sangre hecha al portero el año pasado determinó que la bebé de la exmodelo sí es suya. Foto: José Cordero

Un escazuceño que estuvo casado con una exmodelo asegura que ella le fue infiel con el exportero de San Carlos, Marco Madrigal, y está exigiendo que le quiten sus apellidos a la niña que nació fruto de esta relación porque no es suya.

Esteban Montero, quien también es modelo, actor y animador de eventos, contó que él estuvo casado con Jennifer Vargas Cambronero desde marzo de 2007 y que cuando ellos deciden separarse en el 2016, al poco tiempo se enteró que ella está embarazada del mismo hombre por el que su relación se acabó.

Él asegura que no fue hasta meses después que se enteró por un familiar de su expareja que el papa’de la niña es el futbolista, aunque al nacer fue registrada como suya.

Aunque la pareja firmó el divorcio en febrero 2016 fue hasta noviembre de ese mismo año que el trámite quedó en firme. Al momento del nacimiento de la pequeña, en mayo de 2017, fue registrada como hija de Esteban debido a que en el sistema del Registro Civil todavía aparecían como esposos.

Jennifer trabajó un tiempo como edecán de marcas pero que ya no es modelo. Foto tomada del Facebook de Cristian Jiménez

Sin embargo, el modelo afirma que la relación de su exmujer con Madrigal inició desde antes que ellos se separaran.

“Para mí ha sido todo un calvario todo lo que me hicieron, porque ellos empezaron a salir cuando aún estábamos casados y yo no sabía nada. Todo empezó desde que se metió de modelo y ella me decía que tenía que ir de gira y no venía a la casa como por cuatro días y yo, en mi ignorancia, se lo aceptaba. No sabía que era con ese portero que andaba hasta después supe quién era”, explicó Montero.

“Yo estaba tan enamorado que uno se rehúsa a creer que ella esté con otro hombre, me decían que la vieron en Guanacaste con un muchacho, que era este jugador y yo decía que no era ella. A finales de 2015 tuvimos una discusión por todo esto y es cuando decidimos separarnos”, agregó.

“Independientemente de lo que hizo ella, si él es el papá tiene que hacerse responsable de la chiquita y no ha querido, por eso es que ella decide denunciarlo para obtener la prueba de paternidad”, Esteban Montero
La habría dejado abandonada

Esteban aseguró que se enteró que la niña fue registrada como suya hasta después de nacida y que de inmediato le pidió a su expareja que lo corrigiera, pero asegura que ella no lo quiso hacer hasta ahora porque le conviene.

En agosto de 2018, Jennifer interpuso una demanda formal por Declaratoria Extramatrimonialidad e Investigación de Paternidad contra el guardameta, el cual desde diciembre pasado juega en la segunda división de Guatemala con el equipo Deportivo Coatepecano IB.

El modelo mencionó que su expareja inició este proceso judicial contra el futbolista porque este dejó de darle dinero para su hija y no porque de verdad quiera arreglar el error que se cometió en el Registro Civil.

Esteban asegura que a él no le importa que el país entero se entere lo que pasó pues dice que gracias a la ayuda de psicólogos y de Dios logró superarlo. Cortesía

"Ella está haciendo todo esto por interés, porque tengo entendido que el portero no quiso seguirle dando plata, que antes le deba de ¢20 mil o ¢30 mil para que se ayudara. De hecho, me contó una amiga que cuando ella le contó que estaba embarazada él la dejó porque él tenía su pareja e hijos”, dijo.

Precisamente, según la página web del Registro Civil éste sería el cuarto hijo del jugador, pues tiene otros tres (de 2, 3 y 7 años) con una mujer de apellido González.

Montero indicó que quiso hacer pública su situación porque quiere cortar toda relación con su exesposa y no quiere pasar más angustias cada vez que va a salir del país pensando que en cualquier momento le dicen que le pusieron la pensión por una hija que no es suya y que tiene de restricción de salida.

Hay que dejar claro que el modelo nunca ha visto por la chiquita.

Esteban y Jennifer estuvieron nueve años casados y según contó él, fue en el último año que su relación empezó a cambiar luego que ella se hiciera modelo. Cortesía

Además, su mayor preocupación es que el 1 de abril Marco Madrigal no se haga presente a la última audiencia que tienen para desinscribir la bebé como suya, dado que se encuentra en Guatemala.

En La Teja intentamos conocer la versión de Madrigal, lo llamamos varias veces, pero no respondió a nuestras llamadas ni al mensaje de WhastApp que le dejamos, aunque sí lo vio porque marca el doble check con azul.

“Sí es de Marco”

Jennifer Vargas asegura que nunca le fue infiel a su expareja y que nunca ha tenido problemas con el futbolista por la manutención de su hija y que todo son inventos de Montero para ganar fama.

“La verdad el proceso ha ido muy bien y no he tenido ningún problema ni con él (Esteban) ni con Marco. La niña sí es de Marco y él siempre ha sabido que es el papá de mi hija y Esteban que no es el papá. Yo ya me había divorciado cuando estuve con Marco y con Estaban no tengo nada desde que firmé el divorcio. Terminamos porque la relación no funcionó, no por una infidelidad como él anda diciendo”, aseguró.

Según la madre de la menor, el portero siempre ha velado por su hija y que la relación de ellos fue fugaz (leer nota aparte). Foto: Melissa Fernández
ADN dio positivo

Según la demanda interpuesta por Jennifer Vargas (de la cual tenemos copia), ante el Juzgado Primero de Familia de San José, ella aseguró que la relación de noviazgo con el portero Marco Madrigal inició en agosto de 2016 y es cuando queda embarazada. Que el portero conoce de la existencia de la niña y que “e deposita de vez en cuando sumas de dinero.

En el documento ella solicita que se declare a Marco Madrigal como padre biológico de su hija y que se desinscriba como hija de Montero.

El proceso judicial contra el portero inició en agosto de 2018 y aún no se termina de resolver. Cortesía

Además, pide que se declaren los derechos patrimoniales que posee su hija al ser de Madrigal Villalobos, como lo son el recibir herencia y pensión alimentaria.

La jueza Valeria Arce, a cargo del caso, ordenó en julio de 2019 que todos los implicados debían hacerse un examen de sangre para determinar la verdadera paternidad, cuyo resultado de la prueba de ADN reveló en diciembre que efectivamente la pequeña es del exportero sancarleño.

La exmodelo aseguró que ella es la más interesada en que su hija tenga los apellidos de su verdadero padre y que si esto no se ha resuelto es porque los procesos legales son muy lerdos.

“Para el 1 de abril, incluso, no es necesario que ninguno de los dos se presente porque ya la prueba de ADN dice que Marco es el papá, entonces, no es necesario.”, aseguró la exmodelo.