Periodista y director de Multimedios ahora fue el entrevistado

Por: Erick Quirós 20 enero
A Douglas le pusimos la luz y nos contó un poco de su vida. Facebook.

Si la luz del programa Íntimo, de canal 8, estuviera del lado del periodista Douglas Sánchez y a él le tocara ser el entrevistado, sin duda que una pregunta que le tocaría las fibras más sensibles de su corazón sería relacionada con su papá.

Douglas, quien es el director de Multimedios y presentador del exitoso espacio de entrevistas, ha logrado hacerse un espacio en el gusto del público y de sus invitados con un estilo directo y empático, como si él sufriera o viviera lo que le están contando sus invitados.

Y es que así fue, a él y a sus siete hermanos su padre los abandonó cuando estaban chiquitillos y ese dolor el periodista lo cargó por mucho tiempo, hasta que un día decidió perdonarlo. No tenía ni idea que después se toparía con un montón de casos similares.

El último ejemplo de esto ocurrió hace ocho días, cuando en su programa tuvo a Natalia Rodríguez, quien habló de su dura niñez, de violencia doméstica que aparentemente vivió y del momento en que casi pierde la vida al pegar con una puerta de vidrio en su casa, entre otros temas.

Sánchez lleva varios años en los medios con pasos en Repretel y canal 9, señala que la experiencia que le dio trabajar en esos lugares y otros no relacionados con la televisión lo ayudaron a marcar un estilo que es el que ahorita le está generando muchos comentarios hacia su programa.

El espacio está en su segunda temporada y se prevé que esté al aire por un par de meses más. Este miércoles, a las 6 p. m., estará Natalia García y próximamente el periodista William Fernández.

Douglas agradece la confianza de sus entrevistados. Foto: Arnoldo Robert

-¿En qué momento llega la idea de Íntimo?

Esto nació como en abril del año anterior. Siempre tuve la idea de hacer un programa de entrevistas que tuviera algún elemento diferenciado, me gustó la particularidad de darle el protagonismo al invitado, con un set sencillo y que la persona ni se dé cuenta que está en televisión y ese ha sido el secreto, como es algo tan íntimo, la persona empieza a hablar y nos cuenta historias que se pueden repetir, pero logramos sacar algún detalle que la gente no conoce.

-¿Si usted estuviera sentado en la silla de los entrevistados, cuál no le podría faltar?

Yo creo que hay un tema de abandono que me costó mucho resolver con mi papá.

-¿Qué tan complicado es cuando escucha un tema parecido sabiendo que usted vivió algo igual?

Con este tema me identifiqué totalmente con Diego País porque nos pasó exactamente lo mismo. Esa me marcó mucho.

-¿Logró perdonar?

Sí, pero fue un proceso que me costó mucho, no fue nada sencillo porque se trataba de un abandono, él fue alcohólico, muy mujeriego y agresor, entonces la diferencia que yo siempre digo fue que mi mamá es una mujer muy adelantada para la época y ella con el primer conato de agresión, sacó a mi papá de la casa y se quedó sola, con ocho hijos, sin pensión, ayuda, ni nada y la referencia que tengo es muy fuerte.

Yo siempre digo que mi papá nos amó a su manera, con las herramientas que tenía, un hombre que estaba enfermo y no entendió, pero yo sí entendí que no podía seguir juzgándolo o cobrándole el abandono o que nos dijera que íbamos a salir a pasear y no llegara, para uno carajillo es terrible.

-¿Se acuerda la última vez que lo vio?

Claro, fue en el corredor de la casa de mami, ellos iban a volver a estar juntos y en eso él dijo que le dolía la pierna y yo honestamente me arrepiento de no haberlo llevado de inmediato al médico porque al final murió de forma instantánea.

-¿De qué falleció?

De un coágulo en el cerebro, creo que se llama aneurisma. Hace unos ocho años.

-¿Siente que la vida lo preparó para toparse relatos como el de Natalia, el de País y otros más?

Sin duda, yo creo que todos tenemos o conocemos una historia parecida o algo que nos identifique, todos tenemos una historia por contar.

-Llama la atención que han llegado figuras del 6 o del 7 a contar su historia al 8, ¿a qué cree que se deba eso?

Del 6 todavía no he entrevistado a gente que actualmente esté trabajando ahí, con Fabiola se dio después de que salió de ahí y con los demás siempre he tenido buena relación, a algunos los conozco, a otros no tanto, tenemos una relación cordial aunque estemos en competencia.

-¿Le sorprende eso?

Pues sí, creo que le hemos dado mucho cariño al programa, pero hay algunos que nos sorprenden, por ejemplo el de Natalia lleva ya más de un millón de personas alcanzadas y nos dio muy buen rating. Creo que el éxito es que los entrevistados son los protagonistas.

-¿Cuál sensación le queda al ver que se abran tanto?

Estoy muy satisfecho y agradecido porque no es fácil, yo trato de no forzar, les doy libertad a partir de las preguntas que planteo.

-Con lo de Natalia que fue tan fuerte, ¿en qué pensaba mientras hablaba?

Cuando entro al set me desconecto de todo y no pienso en nada más que en la historia, he aprendido a escuchar y sí me sorprendió mucho todo lo que contó, al igual que lo que han contado Víctor Carvajal, Cristiana Nassar o Glenda Peraza o las de varias personas que no son famosas, la gente no se da cuenta porque yo tengo mascarilla, pero yo me pego unas lloradas a cántaros y por dicha no se ve.

-¿Qué lo hace feliz a usted?

Que la gente disfrute lo que hago, también tomarme un café en alguna cafetería, ir a tirarme a algún lado donde haya zacate, hacer ejercicios al mediodía o ir a almorzar a algún lugar. Cuando corro también me siento pleno y es cuando más se me vienen ideas.