Ileana Vargas.21 mayo

Primero fue un puro misterio, luego que solo eran muy buenos amigos, y ahora, la presentadora Keyla Sánchez y el jugador Saprissista David Ramírez, gritan a los cuatro vientos su amor.

La pareja alborotó las redes sociales el pasado domingo 20 de mayo en la noche, después de que el morado y su equipo se coronaron campeones del torneo de Clausura 2018.

La pareja festejó el triunfo morado en la fiesta que organizó el equipo. Foto Instagram.
La pareja festejó el triunfo morado en la fiesta que organizó el equipo. Foto Instagram.

Ambos compartieron en sus cuentas de Instagram fotos donde se les vio en una pura miel celebrando.

Aunque en una de las imágenes solo están abrazados, llamó mucho la atención que Sánchez tenía colgando en su cuello la medalla de campeón, un gesto que sin lugar a duda no se comparte con cualquiera.

La Teja llamó en varios ocasiones y le envió un mensaje de Whatsapp este 21 de mayo a la también locutora de OK! Radio para que nos contará cómo van las cosas entre el morado y ella; sin embargo al cierre de edición no obtuvimos respuesta.

También se llamó al goleador morado, pero no contestó las llamadas.

Sin embargo, en el espacio "El circo" de Ok! Radio, donde trabaja la oriunda de San Ramón, ahí sí soltó la lengua, y hasta aguanta las bromas que le hicieron sus compañeros, "Choché" Romano y "Yiyo" Alfaro.

"Choché" y "Yiyo" le dijeron a Keyla que primero decía que entre ella y él (Ramírez) nada que ver y ahora exhiben su amor sin problema.

Durante la conversación con sus "compas", Sánchez indicó que ella no piensa repetir la historia que tuvo con su expareja, el también futbolista Carlos Hernández, con quien vivió en unión libre por más de cinco años.

Keyla contó este lunes, en OK! Radio, que no había dormido nada, porque pasó celebrando con David Ramírez que Saprissa ganó el campeonato de Clausura 2018. Foto Instagram
Keyla contó este lunes, en OK! Radio, que no había dormido nada, porque pasó celebrando con David Ramírez que Saprissa ganó el campeonato de Clausura 2018. Foto Instagram

"Esta muchachita que está aquí al frente suyo se va a ir a vivir con alguien casada, yo no me voy a volver a juntar con nadie. Yo sueño con mi anillo de compromiso, y de matrimonio y con la fiesta que yo me merezco como una princesa", dijo al aire Sánchez.

Fieles a su estilo, "Choché" y "Yiyo" comenzaron a vacilar a su amiga y le preguntaron que de qué color sería el vestido de novia.

A lo que Sánchez dijo sin pensarlo mucho: "Morado y blanco".

La famosa salida a comprar helados fue la que adelantó que entre ambos había más que una amistad. Cortesía.
La famosa salida a comprar helados fue la que adelantó que entre ambos había más que una amistad. Cortesía.

Para terminarla de hacer "Choché" y "Yiyo" le pronosticaron a Keyla que antes de que termine el 2018 iba a estar luciendo en su mano un anillo de compromiso.

Novelón morado.

Y es que la novela entre el delantero y la presentadora de "Qué buena tarde", de canal 7, trae cola desde hace meses.

Los rumores acerca de que ambos tenían una relación sentimental comenzó a correr como pólvora a inicios de abril pasado, cuando se hizo pública una foto donde ambos estaban en un supermercado comprando helados.

Hasta parece que el morado ya tiene una señal para dedicarle los goles a la presentadora. Reproducción Teletica.com
Hasta parece que el morado ya tiene una señal para dedicarle los goles a la presentadora. Reproducción Teletica.com

Como en todo culebrón romántico, la escena se puso color hormiga cuando se dio a conocer que según datos del Tribunal Supremo de Elecciones el morado está casado con Daniela Mora, desde agosto del 2017 y con quien tuvo una hija en el 2014.

En ese entonces, David decidió guardar absoluto silencio, su esposa dijo que no quería hablar del tema, y Keyla salió partiendo plaza confirmando que el delantero estaba en proceso de divorcio.

A la ramonense se le ha vinculado con otros jugadores nacionales desde que se separó de Carlos Hernández, el papá de su hijo, pero por lo que parece, el morado es quien supo cómo ganarse el corazón de la guapa.